La importancia de la iluminación de las habitaciones infantiles

La importancia de la iluminación de las habitaciones infantiles

No siempre es posible, pero lo ideal es que todas las habitaciones del hogar cuenten con grandes ventanales que nos garanticen la máxima luz natural posible, que además nos permitirá realizar una ventilación adecuada y hará que ahorremos energía.

Si esto no es posible, como suele ocurrir según las tendencias de construcción de los últimos 50 años, tendremos que recurrir a una buena iluminación de luz artificial, que para seguir con esta línea de ahorro económico y energético y con las nuevas tendencias, nada como sumarse a la tecnología que nos proporcionan los LED, esas fuentes lumínicas que nos permiten ahorrar hasta un 90 % en la factura eléctrica cada mes, además de contar con otras muchas ventajas, como son las de no desprender calor y tener una vida útil mucho más larga que las bombillas convencionales.

La habitación infantil es un espacio que no solo cumple la misión de ser el lugar donde dormir y descansar, sino que es una estancia multifuncional donde prima el juego y también se realizan otras actividades cotidianas a medida que el niño crece, como hacer los deberes y pasar horas de estudio o ser el espacio destinado a la intimidad.

En este sentido, es importante que la luz sea la adecuada para cada cometido y, para conseguirlo, debemos prever cuáles serán los puntos de luz necesarios durante las distintas etapas, ya que las necesidades irán cambiando según la edad. Lo mejor es crear un proyecto que cuente con varios tipos de luz: general, ambiental, puntual y de apoyo.

La luz general del dormitorio infantil

En cualquier estancia de la casa necesitamos contar con una general, que sea potente y que bañe toda la habitación con una luz uniforme y sin sombras, que permita ver todo el espacio fácilmente. La mejor manera de conseguir este tipo de luz en la habitación de los más pequeños es con la instalación de una lámpara de techo infantil, divertida y animada, con dibujos que les inviten a la ensoñación y a la imaginación.

En leonleds.com, encontrarás la mayor selección de lámparas de techo infantiles baratas, para todos los gustos y presupuestos, además de otros tipos de iluminación led, la más económica, eficiente y respetuosa con el medio ambiente, como por ejemplo las lámparas de sobremesa o los quitamiedos LEDS de los que hablaremos más adelante a lo largo de este artículo.

Una decorativa lámpara de techo o plafón de luz cálida es por tanto la mejor manera de iluminar toda la habitación y en el enlace que hemos referenciado está la que, con toda seguridad, encantará a tus hijos.

La iluminación ambiental, puntual y de apoyo en el dormitorio infantil

La iluminación ambiental es la que dota las estancias de calidez, y en el dormitorio infantil no iba a ser menos. Puede conseguirse con lámparas de sobremesa, y con reguladores de intensidad, para crear contrastes o dar una mayor sensación de profundidad.

La iluminación puntual o localizada es la que, generalmente, se va perfeccionando con el tiempo para poder atender a las necesidades específicas que vayan surgiendo e irá cogida de la mano de la distribución del mobiliario y la decoración. Si hacemos cambios con el tiempo de muebles o en la localización de estos, estas luces también irán cambiando. 

Finalmente, las luces de apoyo pueden ser simplemente una bonita guirnalda colgando de una estantería o los vistosos carteles luminosos con letras y que nos dan distintos puntos de luz tenue y difusa. Estas luces se caracterizan por ser muy decorativas y se pueden encontrar en todas las formas posibles: estrellas, nubes, rayos, soles, lunas… Las lámparas quitamiedos, que a algunos a simple vista les pueden parecer juguetes, por la noche cumplen la misión de acompañar a los niños con una luz suave.

Los colores y la iluminación en el dormitorio infantil

La luz que tiene una estancia no solo viene dada por las fuentes de luz natural o artificial, sino que tienen una gran incidencia en su manifestación la de los propios colores que elijamos para la pared y el mobiliario. Si queremos decorar una habitación pequeña, debemos llenarla de luz eligiendo los colores que amplíen visualmente la estancia para que tu hijo se sienta cómodo.

Para dormitorios infantiles, los colores que nunca fallan para las paredes y el mobiliario, aunque se trate de espacios reducidos, son los tonos amarillos, azules y verdes muy claros, así como el rosa pálido y el blanco, pues no solo no absorben nada de luz, sino que la reflejan. Si elegimos alguno de estos tonos para la pared, lo mejor será que el resto del mobiliario sea blanco, y añadir notas de color con los complementos, como pueden ser los distintos tipos de lámparas de las que tanto hemos estado hablando a lo largo de este artículo.

De este modo, cuanto mas neutros sean los muebles, mejor los podremos ir adaptando a las distintas edades y, a medida que vayan creciendo, cambiar la decoración para que sean más acordes a sus gustos y a la personalidad que vaya desarrollando.

NP/MA

Categoria: