Las razones por las que la lectura puede darte sueño

Las razones por las que la lectura puede darte sueño

Por fin tenés un rato para seguir con la novela que tanto te gusta, te disponés a abrirlo pero al tercer renglón te entra un sueño bárbaro, ¿es el libro o que el hábito de la lectura no va con vos?. Podría ser que las respuestas sean afirmativas, aunque también existen otras posibilidades que deberías descartar antes de llegar a esas conclusiones.

Una opción es que elegiste un momento poco idóneo para dedicarle tiempo a la lectura. Si una persona se pone a leer a la hora de la siesta, entre la 1 y las 3 de la tarde, o justo antes de irse a dormir, lo más probable es que cabecee o tienda a dormirse.

“Hay dos momentos en el día donde la curva de vigilia, el estar despierto, desciende. Uno es la siesta y otro es a la noche, con el sueño largo”, puntualizó el neurofisiólogo clínico, especialista en estudios del sueño del Hospital Quirón de Barcelona, Alex Ferré.

Otro motivo por el que el sueño te invade mientras lees es que duermes menos de lo que necesitás. La principal consecuencia de no descansar suficiente es la somnolencia o el “síndrome de sueño insuficiente”.

Si la somnolencia persiste una vez descartás que se trata de una falta de sueño, hay que consultar con un especialista, el cual te va a indicar si padecés algún otro trastorno como puede ser anemia o hipotiroidismo o bien exista un disturbio de sueño primario (apnea del sueño, piernas inquietas, insomnio).

Si no te querés dormir mientras lees lo mejor es hacerlo en un lugar bien iluminado, en una posición cómoda pero que no incite a dormir, hacer pausas entre la lectura y, a ser posible, evitar la noche.

Fuente: tn / MF

Categoria: