Pánico: Identificar los 12 síntomas físicos iniciales ayuda a controlar la crisis

Pánico: Identificar los 12 síntomas físicos iniciales ayuda a controlar la crisis

Muchas personas sufren un ataque de pánico en el transcurso de su vida. Entre ellas, quienes tienen ataques frecuentes y viven con el miedo de sufrir otro ataque pueden tener una afección llamada trastorno de pánico, según la Clínica Mayo.

La clínica describe los ataques de pánico como episodios repentinos de miedo intenso que aparecen cuando no existe ninguna causa aparente. Estos pueden provocar reacciones físicas, sentimiento de pérdida del control y miedo a morir. Sufrir repetidamente estos ataques puede resultar en aislamiento social, despidos y depresión.


Trastorno de pánico: Cuando el miedo abruma

El trastorno de pánico se desarrolla más frecuentemente en adultos jóvenes, cerca de los 25 años de edad, pero puede surgir en cualquier momento de la vida. Las mujeres son las más frecuentes víctimas del trastorno: ellas reciben de 2 a 3 veces más diagnósticos que los hombres.

Muchas personas pueden tener trastorno de pánico y no saberlo, porque no reconocen los síntomas y no buscan un diagnóstico, explica Ana Luiza Lourenço, psiquiatra del hospital israelita Albert Einstein de San Pablo.

Los ataques de pánico comienzan en cualquier momento, sin advertencia, de forma repentina. Da igual si estás despierta o durmiendo, conduciendo, sola en casa o en un lugar lleno de gente.

Se desconocen las causas del ataque de pánico o del trastorno de pánico, pero sí algunos factores de riesgo: predisposición genética, altos niveles de estrés, personalidad ansiosa o traumas psicológicos (recientes o traídos de la infancia).

Las crisis de pánico pueden combinarse con la agorafobia, que es el miedo a lugares externos llenos de personas, explica el psiquiatra Rafael Brandes, de la Asociación Brasileña de Psiquiatría. También con el encuentro de personas y situaciones que recuerden a un trauma psicológico o a un ataque de pánico previo.


Síntomas del ataque de pánico

Los síntomas del ataque de pánico pueden manifestarse en lo físico o en lo mental.


Síntomas físicos

Palpitaciones o taquicardia

Sudor excesivo

Temblores o sacudidas

Falta de aire u opresión en la garganta

Dolor o molestia en el tórax

Náuseas

Dolor de estómago o calambres abdominales

Mareo, inestabilidad o vértigo

Desmayo

Boca seca

Escalofríos o sofocos

Hormigueo o sensación de anestesia


Síntomas mentales

Sensación de irrealidad o desconexión con el mundo

Despersonalización o indiferencia

Miedo a enloquecer

Miedo irracional de una enfermedad o la muerte

Sensación de peligro o de fatalidad inminente

La periodicidad de los ataques de pánico varía según cada paciente.


Cómo manejar una crisis de pánico

Si sientes que estás a punto de vivir una crisis de pánico, es recomendable que comiences a intentar controlar la respiración, inhalando y exhalando profunda y lentamente. El método, aunque simple, es eficaz, dado que aumenta la conciencia de lo físico, además de ayudar a disminuir la frecuencia cardíaca.

Durante un ataque de pánico, el paciente debe, si le es posible, intentar relajar la mente y el cuerpo, evitando el esfuerzo muscular y buscando un lugar calmado y silencioso para sentirse más seguro y tranquilo.


El tratamiento adecuado

La psicoterapia o terapia de conversación se considera un tratamiento efectivo para los ataques de pánico y para este trastorno. Puede ayudarte a comprender las crisis y aprender a manejarlas cuando surgen. Notar los resultados del tratamiento lleva tiempo y esfuerzo; aunque sea un desafío a largo plazo, el tratamiento de psicoterapia es efectivo.

Un psiquiatra también puede recetar antidepresivos y ansiolíticos. Estos se deben combinar con la terapia de conversación. La psicoterapia ayuda a identificar problemas personales y reconocer los desencadenantes de las crisis, reduciendo, a través de este camino de autoconocimiento, la frecuencia de los ataques de pánico.

No olvides consultar la sección especial de Salud

Fuente: vix
YS

Categoria: