Pedro J. Torres: Alertan en Reino Unido que “memes” podrían estar propiciando la obesidad en niños y jóvenes

Pedro J. Torres y su esposa Blanca Cecilia Picón Febres de Torres, invitan a apoyar las acciones preventivas de la obesidad y a promover las artes y la cultura entre los niños y jóvenes

Una de las modalidades de envío de mensajes más populares en las redes sociales y la Internet, especialmente en los últimos tiempos, son los denominados “memes”, los cuales son ideas o símbolos transmitidos a través de estos medios que se difunden en forma explosiva o viral; a través de estos memes se pueden divulgar contenidos de todo tipo, políticos, sociales, culturales, etcétera, y su popularidad se debe en gran parte a que generalmente son mensajes cargados de humor y sarcasmo.

A primera vista podría parecer que el envío de memes es, hasta cierto punto, una práctica divertida e irrelevante, sin embargo, este tipo de mensaje podría prestarse a la difusión de ideas y conceptos que podrían resultar negativos o incluso peligrosos; así lo consideró recientemente el Parlamento Europeo, el cual en septiembre aprobó una ley de derechos de autor, denominada por algunos como “prohibición meme”, la cual procura regular este tipo de mensaje.

En concordancia con esto, investigadores de la Universidad de Loughborough, en el Reino Unido, acaban de dirigir una carta a la comisión del Parlamento británico encargada de analizar los efectos del uso de las redes sociales en la salud de los jóvenes; en dicha comunicación los académicos advierten que a través de los denominados memes se divulgan contenidos relacionados con la salud, que a veces son positivos, pero también muchas veces son contenidos negativos; señalan que en éstos a menudo se transmiten mensajes vinculados a hábitos de alimentación poco saludables, que podrían estar contribuyendo en cierta medida a la expansión de la obesidad entre niños y adolescentes.

Subrayan los científicos que “un número importante de personas en Twitter comparten memes de internet relacionados con la salud, con mensajes positivos y negativos”, de los cuales muchos “contienen material inapropiado”.

ALGUNOS EJEMPLOS

En la comunicación los expertos incluyen, a modo de ejemplo, un meme consistente en la foto de un niño con evidente sobrepeso hablando por teléfono, con el texto “¿Comida gratis? ¡Cuenta conmigo!”, mensaje que consideran sumamente peligroso.

Otro meme alarmante consiste en la representación de una figura humana formada con imágenes de comida chatarra, pizzas, hamburguesas, con salchichas como extremidades y un rostro representado por una papa sonriente, a su lado a parecen otras figuras humanas bien definidas para establecer una comparación; este meme lleva por título “Yo”.

Según los académicos, “los memes de internet generalmente son vistos como entretenidos, pero también representan una práctica cultural que no tiene en cuenta las necesidades y derechos específicos de los adolescentes”.

LA FUNDACIÓN TORRES-PICÓN: REFLEXIONAR SOBRE EL TEMA

Por otra parte, “los estilos de vida poco saludables le cuestan miles de millones al Servicio Nacional de Salud cada año”, e indican que estos gastos extraordinarios podrían verse incrementados a causa de la difusión de mensajes relacionados con la salud cuyos contenidos son “inexactos e inapropiados”.

Recomiendan los expertos que debería crearse conciencia entre los jóvenes acerca de la importancia de analizar los temas que se esconden detrás de este tipo de materiales en lugar de limitarse a simplemente disfrutarlos y, lo que es peor, a compartirlos.

“Es preocupante que el contenido de los memes de internet… produzca una sensación de felicidad predominante independientemente del tono o la imagen subyacente que se use”, advierten.

“Si los memes de internet tienen agendas políticas, corporativas u otras sin prioridades adaptadas a las necesidades de los jóvenes de 13 a 16 años, tienen el potencial de hacer daño a gran escala” así como “normalizar comportamientos indeseables”, ya que con mucha frecuencia “contienen material inapropiado o que ridiculiza a otros por su raza, género, etnia, sexo, imagen corporal, religión o nutrición”.

Un tema absolutamente serio y delicado. Aunque somos cultores y promotores de la libertad de expresión y opinión, hay que tener siempre muy en cuenta cuándo o dónde el ejercicio de un derecho invade la privacidad o los linderos de otros, y causa, ocasiona daño, en muchos casos irreversible. Comenta el portavoz y directivo de la Fundación Torres-Picón, Pedro J. Torres.

No debe olvidarse que la buena salud es un derecho general y un estado esencial para el disfrute de la vida.

GF/EDC

Categoria: