Pedro J. Torres: Especialistas recomiendan evitar merendar galletas, dulces y refrescos frente a la TV

Pedro J. Torres junto a Jane Fonda, célebre activista internacional pro hábitos saludables

Hasta no hace mucho tiempo se aceptaba como norma el hacer tres comidas al día: desayuno, almuerzo y cena, pero más recientemente este criterio ha variado, aumentando el número de comidas a cinco, incluyendo así dos meriendas, una a media mañana y la otra a media tarde; podría entonces considerarse una buena noticia el que esté en constante aumento el número de personas que han ido adoptando el hábito de merendar -aunque las dificultades económicas no lo permitan en diferentes países- pero en realidad no es así. Si bien es cierto que hoy en día son más las personas que han incorporado la merienda en sus comidas, la verdad es que la calidad de la merienda, así como la forma en que se consume, representa más una preocupación que un alivio. La Fundación Torres-Picón lo comparte y comenta.

En efecto, en tiempos pasados la palabra “merienda” abarcaba un bocadillo saludable con un balance apropiado de carbohidratos y proteínas, incluía muy posiblemente una fruta y un vaso de leche, los cuales eran consumidos en un ambiente dinámico, como en casa con la familia, en la escuela o en un patio de juegos, por ejemplo. En la actualidad, no obstante, la merienda por lo general consiste en una gama de productos no siempre saludables, como galletas, dulces, es decir, bollería industrial, usualmente acompañada con refrescos azucarados, consumidos en ambientes cada vez más sedentarios, como frente a una pantalla de televisión, una computadora, videojuegos, o manipulando un ipod o una tablet. Es decir, al deterioro en la calidad de los alimentos se le suma el pernicioso hábito del sedentarismo.

Esta es la realidad que revela el Primer Estudio sobre Hábitos de Meriendas en España, basado en unas 1.200 encuestas efectuadas on line, en colaboración con Aldeas Infantiles SOS y por iniciativa conjunta con otras agrupaciones, organizaciones y asociaciones; según el estudio, aunque en el 78% de los casos son las madres las que aún se encargan de elaborar las meriendas de sus hijos, el número de padres que han asumido esta tarea ha venido en aumento.

El estudio indica que el 95% de los niños de entre ocho y diez años merienda diariamente, un incremento notable en comparación con sus padres, de los cuales sólo el 82% merendaba diariamente. Sin embargo, lo que llama la atención es que mientras el 80% de las meriendas de los padres consistían en bocadillos saludables, en las meriendas de sus hijos estos bocadillos ocupan sólo un 40% del total, con un incremento significativo de los sándwiches, 17%, y las galletas, 9%. En cuanto a la leche y los jugos de frutas, el consumo entre los niños, 9 y 7% respectivamente, está también por debajo del de sus padres, el cual alcanzaba 5 y 3%, respectivamente.

El consumo de bollería industrial ha sido señalado como un importante factor de riesgo para la aparición de la obesidad infantil, y si a esto se le suma el sedentarismo, el riesgo potencial se eleva en forma alarmante. En tal sentido, el estudio también revela un significativo incremento en el índice de sedentarismo relacionado con la merienda; señala que solamente un 21% de los niños españoles ingiere su merienda en durante actividades de juego, en casa, en la escuela o en la calle, en contraste con el número de niños que merienda frente al televisor, la computadora o manipulando el celular, el cual se ha duplicado en los últimos años.

Una merienda saludable, según recomiendan los especialistas, debe estar basada en frutas, en hortalizas como el tomate y la zanahoria, o en frutos secos; también debe incluir yogures naturales o bocadillos de pan integral. En todo caso, deben evitarse a toda costa los productos procesados, como la bollería industrial y las bebidas azucaradas.

En Madrid-España y muchos otros lugares del mundo, se está prestando conveniente atención a este tópico, señala la Fundación Torres-Picón.

Pedro J. Torres, presidente y portavoz de la mencionada Fundación, que se enfoca en la promoción y prevención en salud, y en el estímulo de la cultura y las artes, recordó que las nuevas maneras de comunicarnos en la era digital, facilitan a todas las personas el acceso a información relevante y seria que ayuda a mejorar la calidad de vida. “Es importante merendar, pero más lo es cómo lo hacemos” agregó.

GF/EDC

Categoria: