Pedro J. Torres: Hijos de madres obesas nacen molecularmente “viejos”

Blanca Cecilia Picón Febres de Torres y Pedro J. Torres, encabezan fundación que promueve prevención de la obesidad infantil e impulsa el arte y la cultura

Investigaciones realizadas con anterioridad ya habían revelado que el estilo de vida y los hábitos alimenticios que llevan los varones adultos repercuten en forma determinante en la salud de sus futuros hijos, tanto en forma positiva como negativa, inclusive mucho antes que sean concebidos, ya que los excesos alimentarios del padre se encuentran registrados en el genoma y pueden ser transmitidos a través de los espermatozoides; una reciente investigación compartida desde la Fundación Torres-Picón, que impulsa la prevención en salud, añade nuevos e importantes datos.

No obstante, un estudio llevado a cabo recientemente por expertos de la Universidad de Hasselt, en Bélgica, demuestra que la salud de la futura madre antes de la concepción también ejerce una poderosa influencia sobre la de su descendencia, sobre todo si ella es obesa o presenta sobrepeso, ya que los hijos de madres que tenían exceso de peso desde antes del embarazo tienden a nacer con telómeros más cortos, lo que implica que su edad celular es mayor que la que realmente tienen.

Según explicó Tim Nawrot, uno de los investigadores, “comparados con aquellos cuyas madres tuvieron un IMC normal, los bebés nacidos de mujeres con obesidad fueron más viejos a nivel molecular. Y es que tener unos telómeros más cortos significa que sus células tienen una menor esperanza de vida. Por tanto, mantener un IMC saludable durante la edad reproductiva de una mujer podría promover una mayor longevidad molecular de sus descendientes”.

A medida que las células se degeneran y mueren, el organismo las sustituye mediante un proceso constante de división celular, esto es, las células vivas y sanas se dividen para multiplicarse y reponer a las células perdidas; sin embargo, cada vez que se produce esta división celular, es decir, a medida que envejecemos, los telómeros pierden pares de bases de su estructura y se acortan. Esta pérdida es muy significativa, ya que mientras más largo es el telómero mayor es la capacidad de la célula para dividirse; las células con telómeros muy cortos son células cuya capacidad de división está disminuida, en otras palabras, son células envejecidas.

“En nuestro trabajo descartamos otros factores que, cuando menos desde un punto de vista potencial, podrían asociarse a la longitud de los telómeros, como la edad de los padres en el momento del nacimiento del nenonato, su clase socioeconómica, el hábito tabáquico de la madre, el sexo del bebé o su peso al nacer”, expresó Dries Martens, otro de los investigadores.

El estudio reveló que los bebés nacidos de madres con un IMC elevado tenían telómeros más cortos que los niños cuyas madres presentaban un IMC normal; para ser precisos, cada aumento de una unidad de IMC se asoció a telómeros con una longitud de cincuenta pares de base más corta. Esta reducción equivale a la pérdida que experimenta un adulto normal durante un período de 1,1 a 1,6 años, este “envejecimiento celular”en el recién nacido podría significar un incremento en el riesgo de presentar enfermedades crónicas al llegar a la edad adulta.

“Si bien los metanálisis previos sugerían una relación entre el IMC y la longitud de los telómeros en adultos, hasta nuestro trabajo no había ninguna evidencia sobre la asociación entre el IMC antes de la concepción y la longitud de los telómeros de los neonatos. Nuestros resultados refuerzan las evidencias de que un IMC maternal elevado influye en la programación fetal, pudiendo conllevar alteraciones en el desarrollo del feto y la aparición de enfermedades en etapas más avanzadas de la vida del bebé”, explicó Martens.

“Por todo lo anterior, es preciso insistir en las medidas preventivas; en la prevención de la obesidad y también del sobrepeso” señala el presidente y vocero de la Fundación Torres-Picón, Pedro J. Torres, enfocada en prevenir e informar sobre la obesidad infantil, entre otros temas referentes al bienestar humano, las bellas artes y el desarrollo, quien invitó a tomar en cuenta los oportunos alertas de la Organización Mundial de la Salud, dependiente de las Naciones Unidas, respecto a la necesidad de poner más de nuestra parte para atacar el origen de las enfermedades, sus causas, antes de que se produzca el mal.

GF/EDC

Categoria: