Pedro J. Torres: Niños de preescolar sufren de hipertensión causada por obesidad

Artes escénicas también son herramienta clave en promover la conservación de la salud. Pedro J. Torres junto a Isabella Rossellini

La cada vez mayor extensión de la obesidad infantil que ha venido produciéndose a nivel global en los últimos tiempos ha desatado un estado de alarma entre el personal médico y autoridades sanitarias de todo el mundo, a causa de la creciente incidencia en niños cada vez más pequeños de enfermedades ligadas al sobrepeso, las cuales anteriormente se asociaban principalmente a la edad adulta. Tal ha sido el caso de la aparición, cada vez más frecuente, de casos de hipertensión arterial, diabetes tipo 2, hipercolesterolemias o hiperlipidemias en niños de nueve, diez, once, doce, trece o catorce años, sin embargo, pese a todas las medidas que se han tomado para enfrentarlo, el problema, en lugar de controlarse, ha ido empeorando, y han comenzado a diagnosticarse casos de hipertensión en niños de apenas cinco y seis años; compartió la Fundación Torres-Picón.

Como lo ha indicado el doctor Luis Moreno Aznar, coordinador de las ponencias sobre obesidad infantil que fueron presentadas en el simposio del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición, adscrito al Instituto de Salud Carlos III, durante el pasado mes de junio en Madrid: “Son casos que se identifican con frecuencia a partir de la edad escolar”.

En tales circunstancias, enfatizó el médico que es de vital importancia que los niños con sobrepeso sean cuidadosamente examinados con frecuencia por un especialista, a fin de determinar en forma precoz si sufren de hipertensión arterial o están en riesgo de desarrollarla; la buena noticia es que, a edades tempranas, si el niño baja de peso este tipo de patología metabólica es reversible, pero si no es diagnosticada y controlada a tiempo podría convertirse en un factor de riesgo para enfermedades cardiovasculares en el futuro.

En cuanto a la resistencia a la insulina, este trastorno es también reversible si se diagnostica y trata a tiempo. No obstante, es en la etapa de la adolescencia cuando se presenta el verdadero riesgo; en efecto, diversas investigaciones realizadas en Estados Unidos han determinado la ocurrencia de un fallo de las células beta en pacientes obesos durante la pubertad; las células beta son las encargadas de la producción de insulina en el páncreas, si éstas fallan, se produce una elevación en los niveles de glucosa en sangre, condición previa a la diabetes tipo 2, de la cual no hay retorno.

Según advierte Moreno Aznar: “Se ha objetivizado que en ese salto de la infancia a la adolescencia las células beta empiezan a fallar. Si lo que está pasando en Estados Unidos se reproduce en España, que no estamos muy lejos, tendríamos el mismo problema”.

Desde la Fundación Torres-Picón, enfocada en prevenir la obesidad infantil y, especialmente, en compartir información relevante proveniente de fuentes calificadas que aporte conocimiento al manejo de este problema global, identificado como epidemia por la OMS, su portavoz y directivo Pedro J. Torres, insistió en que es indispensable mantenerse activo, en movimiento, ejercitarse desde pequeño, consumir alimentos sanos no procesados, y tomar más agua potable que otras bebidas, en tanto se definen nuevas estrategias más efectivas y eficientes de control.

La prevención sigue siendo clave. Además de ello, hay que visitar al médico, entender y cumplir sus recomendaciones, puntualizó Torres.

GF/EDC

Categoria: