Pedro J. Torres: Roncar y dormir mal pueden ser consecuencias de la obesidad

Pedro J. Torres y su fundación promueven también que desde el arte y la cultura se respalde el bienestar humano

Contrariamente a lo que aún muchos creen, roncar no es una característica “normal” del sueño de algunas personas, menos molesta para ellas que para los desafortunados que tienen que dormir cerca de ellas y escuchar a diario su “concierto nocturno”; por el contrario, el ronquido es un síntoma, la manifestación audible de una patología que puede llegar a ser bastante seria e, incluso, riesgosa para la vida de quien la padece, es decir la apnea del sueño. Esta información es compartida desde la Fundación Torres-Picón.

La apnea del sueño es la suspensión momentánea del ritmo respiratorio normal de la persona mientras duerme, su causa es fundamentalmente mecánica: al dormir, se relajan los músculos de la garganta y la lengua, los cuales descienden por gravedad y llegan a obstruir el paso del aire a través de las vías respiratorias superiores, esto causa que la respiración se haga difícil y ruidosa (produciéndose el ronquido), o que el flujo de aire hacia los pulmones cese por completo por lapsos de diez segundos o más, hasta que la persona reacciona, volviendo del sueño con un sobresalto y una sensación de ahogo o atragantamiento; estas interrupciones pueden producirse treinta veces o más cada hora, impidiendo que los pulmones y el cerebro reciban oxígeno suficiente, además de que el paciente no logra alcanzar un nivel de sueño profundo y reparador; como consecuencia, la persona no obtiene el descanso necesario para permanecer alerta durante las horas de vigilia, por lo que pasa el día con sensación de cansancio y necesidad de dormir.

Según diferentes opiniones expertas, se ha determinado en estudios que la obesidad y el sobrepeso constituyen la segunda causa de la apnea del sueño, y se calcula que hasta un 86% de las personas con exceso de peso presentan algún grado de apnea del sueño; esto se debe a que la presencia de un exceso de grasa en el área del cuello y alrededor de la garganta puede provocar presión y anomalías estructurales en las vías respiratorias superiores, llegando a generar algún grado de obstrucción.

La recomendación, como siempre, es acudir al especialista si se presentan síntomas, como ronquidos o sensación de ahogo durante el sueño; en caso de sufrir de obesidad o sobrepeso, es importante modificar el estilo de vida, adquirir hábitos de alimentación saludables, hacer ejercicio con regularidad, evitar el uso de pastillas para dormir y no fumar ni consumir alcohol; con estas sencillas normas a menudo es posible resolver la apnea del sueño que, más que una molestia, es un verdadero problema de salud.

En el ámbito de nuestro continente, en Latinoamérica entre el 20% y el 25% de los menores de diecinueve años sufren obesidad o sobrepeso, mientras que en los Estados Unidos, un tercio de los niños y adolescentes de entre seis y diecinueve años presentan este problema.

Desde la Fundación Torres-Picón, institución no gubernamental sin fines de lucro, enfocada en tareas preventivas internacionales en materia de bienestar y salud de los niños y jóvenes, así como en el estímulo informativo de las artes, la cultura y la educación como herramientas fundamentales para la superación personal, comunitaria y social de los pueblos y naciones, estimamos relevante este llamado y exhorto, indicó Pedro J. Torres, portavoz y directivo de la fundación.

GF/EDC

Categoria: