Pedro J. Torres: Según expertos, progresión de cáncer de mama está relacionado con la obesidad

Blanca Cecilia Picón Febres de Torres y Pedro J. Torres, encabezan fundación que promueve prevención de la obesidad infantil e impulsa el arte y la cultura

En un artículo científico publicado recientemente, los doctores Manuel Picón Ruiz y Cynthia Morata Tarifa, investigadores postdoctorales de la Universidad de Miami, Estados Unidos, y miembros del grupo de investigación “Terapias avanzadas: diferenciación, regeneración y cáncer” de la Universidad de Granada, presentaron un análisis de la influencia que ejerce la obesidad sobre el desarrollo y progresión del cáncer de mama. Esta nota es compartida con fines informativos y preventivos por la Fundación Torres-Picón.

La trascendencia de esta investigación ha sido destacada por la prestigiosa revista científica CA: A Cancer Journal for Clinicians en su número del mes de septiembre.

Este artículo de revisión, divulgado por la Universidad de Miami, examina los resultados obtenidos por diversos estudios e investigaciones realizados en las últimas décadas, en los cuales se ha venido analizando la asociación entre la obesidad y el cáncer de mama; esta información es de capital importancia, dado “el aumento sin precedentes de la obesidad observado en las últimas décadas, siendo su impacto en la salud cada vez más evidente”.

Señala el documento que existe una asociación entre la obesidad y un riesgo más elevado de desarrollar cáncer de mama, en forma especial en las mujeres que han alcanzado la post-menopausia, así como con un pronóstico más desfavorable para las mujeres que llegan a desarrollar la enfermedad, independientemente de su edad.

En primer lugar, el artículo de revisión analiza la asociación entre la obesidad y el desarrollo del cáncer de mama a través de los resultados alcanzados por diversos estudios epidemiológicos; estos resultados señalan diferencias en la relación entre la obesidad y la aparición del cáncer de mama según se encuentren en la etapa pre-menopáusica o post-menopáusica, así como en función del “subtipo molecular”.

Más específicamente, los resultados indican una asociación evidente de la obesidad con el riesgo de desarrollar cáncer de mama por la presencia de receptores de estrógenos positivos en mujeres post-menopáusicas; asimismo advierten que las mujeres obesas que padecen cáncer de mama tienen “un mayor riesgo de morir por esta enfermedad independientemente de su edad y del subtipo molecular que presenten”.

En segundo lugar, el artículo plantea la hipótesis de que existan mecanismos moleculares relacionados con la obesidad, capaces de incrementar la generación de citoquinas pro-inflamatorias locales y circulantes, así como estimular la producción de estrógenos, promover la angiogénesis tumoral y “estimular la población de células madre cancerígenas para impulsar el crecimiento, la invasión y la metástasis del cáncer”.

Al respecto cabe mencionar que el tejido adiposo de las personas obesas experimenta alteraciones tanto morfológicas como funcionales que acarrean la aparición de un proceso inflamatorio crónico. Estos cambios del tejido adiposo obeso y su influencia en la aparición del cáncer de mama están claramente descritos en el artículo.

El documento también presenta un resumen de estudios realizados recientemente cuyos resultados demuestran que puede producirse una disminución en el riesgo de padecer cáncer de mama y, en caso de haberse presentado la enfermedad, una mejoría en el pronóstico de la misma en aquellas pacientes que incrementan su nivel de actividad física.

Cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) indican que para el año 2014 existían en el mundo más de 1.900 millones de adultos que sufrían de sobrepeso, de los cuales más de 600 millones eran obesos; ante tales datos cobra mayor relevancia la información suministrada por el artículo, el cual ya ha sido clasificado como “actividad de educación continua para médicos y enfermeros en Estados Unidos” por la American Cancer Society.

Esta información es seria y de importancia, comenta al compartirla la Fundación Torres-Picón, enfocada en tareas preventivas.

Queremos insistir –de nuevo– en que, autoridades y sector privado, individuos y comunidades, padres y maestros, especialistas y afectados, todos debemos hacer algo, poner de nuestra parte, para que disminuya la incidencia de factores que son controlables, eso es prevención, apuntó el directivo y portavoz de la Fundación Torres-Picón, Pedro J. Torres. Es lo correcto y además lo inteligente, impulsar en todas las regiones, en todos los continentes, la prevención como “la mejor medicina”, en tanto la ciencia determina otras estrategias para el control del sobrepeso y la obesidad, subrayó Torres al concluir su declaración.

GF/EDC

Categoria: