Pedro Torres Ciliberto: Estudios confirman que sistema inmune y flora bacteriana, serían dos aliados en combate de la obesidad

Pedro Torres Ciliberto y su fundación plantean que desde el arte y la cultura también se promueva el bienestar integral y el desarrollo humano

Estudios recientes demuestran que en las defensas del cuerpo humano hay un tipo especial de células llamadas células “T” ayudantes foliculares que desencadenan una reacción metabólica la cual evita la acumulación de grasa en el organismo. Los científicos han confirmado que nuestro cuerpo contiene hasta 2.000 especies de bacterias con las cuales convivimos. Tienen nombres extraños, que no queremos pronunciar. Sin embargo, lo importante es que estas bacterias presentes en la flora intestinal pueden llegar a pesar hasta un kilo. Así como lo escucha.

El estudio de las bacterias ha permitido descubrir datos invaluables sobre enfermedades como la obesidad, la diabetes, enfermedad de Crohn. Incluso algunas se han asociado con casos de Alzheimer y Parkinson. Sin duda, en el balance de microorganismos beneficiosos y necesarios, el sistema inmune juega un papel importante.

El sistema inmune las mantiene bajo control e impide que otras u otros nos colonicen en su lugar. Científicos de la universidad de Utah (EEUU) señalan que los linfocitos cooperan con la bacteria Clostridia para frenar la expansión de Desulfovibrio. Es mencionado que se pone en juego la producción del anticuerpo inmunoglobulina A, que es una pieza clave para evitar una enfermedad metabólica. Así lo ha reseñado la revista Science.

Estos datos e información la compartimos dentro del eje de actividades de divulgación preventiva en salud llevadas a cabo por la organización y fundación familiar Torres-Picón.

"Basado en este trabajo, un desequilibrio en el sistema inmunológico reduce el control de los microbios intestinales, lo que puede resultar en una composición de microorganismos que conduce al síndrome metabólico", según June Round, investigadora del Departamento de Patología de la Universidad de Utah y codirectora del estudio.

Round y sus colegas han observado que en las defensas del cuerpo humano hay un tipo especial de células, las llamadas células T, ayudantes foliculares (TFH, por sus siglas en inglés), “que incitan a las células inmunes B del intestino para que produzcan inmunoglobulina A (IgA), lo que evita la acumulación de grasa y la resistencia a la insulina”.

El estudio se ha hecho con ratones modificados genéticamente y arrojó los resultados para elaborar este informe trascendental, que anteriormente hemos referido en otras notas y publicaciones.

"Las células TFH regulan las respuestas de anticuerpos. Los anticuerpos se unen físicamente a los microbios y alteran su función o evitan que penetren en el tejido", ha explicado Round.

De acuerdo con los investigadores, los linfocitos TFH ayudan a las células B a producir IgA, esencial para el mantenimiento de la bacteria Clostridia. Esta, a su vez, reduce la absorción de grasa y evita que se expanda Desulfovibrio, un microorganismo que favorece todo lo contrario, que se metabolicen los lípidos.

Volvemos a expresar que, autoridades y sector privado, individuos y comunidades, padres y maestros, especialistas y afectados, además de estar atentos a las investigaciones y sus resultados, debemos hacer más, poner de nuestra parte, para que disminuya la incidencia de factores que pueden ser controlables, eso es prevención, apuntó desde la organización y fundación familiar Torres-Picón, Pedro Torres Ciliberto. Es lo correcto y además lo inteligente, impulsar en todas las regiones, en todos los continentes, la prevención como “la mejor medicina”, en tanto la ciencia determina otras estrategias para el control del sobrepeso y la obesidad, lo cual en campos como el descrito y al que se refiere el estudio publicado en la revista Science, probablemente habrán nuevos y más pronunciamientos, subrayó Torres Ciliberto al concluir su declaración.

FTP / I21

Categoria: