Por qué hay que tener sexo con medias

Por qué hay que tener sexo con medias

Te contamos cómo se relaciona esto con las mayores chances de llegar al orgasmo y de conciliar el sueño profundo, según los especialistas.

La imagen de una persona desnuda con las medias puestas, puede que no sea lo más erótico que se te ocurra. Sin embargo, no todo es cuestión de estética. Por más feo que quede, dejarse las medias de rayas o elefantitos de colores puestas sirve para pasarla mejor. Deja de condenar a esta prenda y empieza a prestar atención a ponerte las dos medias del mismo par porque después de leer esta nota no te las vas a querer sacar nunca.

Estar descansado, sin estrés y tener energía disponible son buenos condimentos a la hora de tener sexo. Pero el modo-spa no lo es todo. Tampoco ponerte un outfit de encaje o preparar una cena a la luz de las velas. Hay un detalle clave -que casi nadie conoce- y que sirve de potente afrodisíaco: tener los pies calientes. Resulta que, a la noche, nuestra temperatura corporal desciende, por eso es que sentimos la necesidad de taparnos aunque no haga frío. Cuando nuestros pies están bien abrigados, las venas se dilatan y el calor se expande por todo el cuerpo.

Un estudio publicado en la revista Nature asegura que “si nuestro organismo se mantiene frío, tendrá que trabajar más para regular su temperatura, lo que nos mantendrá alerta y poco relajados”. Para hacer realidad la mítica frase “relájate y goza” más vale que te pongas un buen par de medias.

Otro estudio, realizado por la Universidad de Groningen, Holanda, dice que "llevar esta prenda durante las relaciones sexuales facilita a ambos sexos la llegada al orgasmo". El neurocientífico Gert Holstege comprobó en sus investigaciones que el clímax es directamente proporcional a la temperatura de los pies. Cristina Callao, psicóloga y sexóloga, explica: “Cuando la temperatura de nuestros pies es lo suficientemente cálida y confortable, mantenemos la autorregulación de nuestro cuerpo y, de este modo, la sangre irriga de manera directa al clítoris y los genitales masculinos”.

Si eres de los que tienen los dos pies como cubitos de hielo, no gastes plata en el sex shop. Mejor invertí en tus extremidades: anda comprando una bolsa de agua caliente y llena tu cajón de medias divertidas. Eso sí, hay que tener en cuenta algunos consejos: lo fundamental para dormir con las medias puestas es tener los pies bien limpios y secos. "Hay que cambiarse de par de manera habitual, especialmente, al volver a casa por la noche. Antes de hacerlo es recomendable lavarse los pies y secarlos muy bien entre los dedos para evitar la aparición de hongos", aconseja el dermatólogo Miguel Ángel Gorospe.

También, al momento de salir de compras y hacerte un buen stock, tenés que prestar atención a que no te queden muy apretadas y que sean de algodón, para que no te haga transpirar. La fibra sintética es enemiga de los pies sanos y perfumados.

Hoy, por suerte, la oferta de medias es súper amplia. Ya no existen sólo los aburridos calcetines blancos o azules, sino que hay catálogos de lencería que incluyen medias muy sexies y para todos los gustos: con forma de gatitos, bucaneras, zoquetes y ¾. ¿Qué esperas? Anda ahora mismo a preparar el par de medias con el que vas a sorprender a tu pareja esta noche y agrega una frazada extra a la altura de los pies. La van a pasar genial y, además, después del sexo van a dormir como dos tortolitos.

Fuente: Rumbos Digital

PS

Categoria: