¿Qué pasa cuando tu pareja y tú trabajan en la misma oficina?

Trabajar en el mismo lugar que tu pareja puede parecer una experiencia agradable al principio, pero con el tiempo te vas dando cuenta que puede resultar incómodo para ambos y afectar seriamente a la relación.

Por ejemplo, al verse tanto tiempo podrían saturarse el uno del otro o podrían suscitarse celos en una de las partes si la otra gana más o tiene un cargo más importante dentro de la empresa.

En ese sentido, el portal Salud 180 consultó con el psicologo José Mogrovejo, quien explica que "lo ideal es que las parejas que trabajan juntas puedan compartir el mismo espacio, pero realicen funciones en las que no tengan que vincularse directamente".

En la galería que acompaña la nota, conoce las principales desventajas de trabajar con tu pareja y qué puede ocurrir con tu relación sino saben sobrellevar las cosas.

Los roles se mezclan

Cuando los problemas del trabajo se trasladan a la relación y viceversa, las relación empieza a deteriorarse, afirma Laura García, psicóloga y autora de ´No es un día cualquiera´. Resuelvan los asuntos de pareja en casa y los de trabajo en la oficina, siempre.

Los roles se mezclan

Cuando los problemas del trabajo se trasladan a la relación y viceversa, las relación empieza a deteriorarse, afirma Laura García, psicóloga y autora de ´No es un día cualquiera´. Resuelvan los asuntos de pareja en casa y los de trabajo en la oficina, siempre.

Los roles se mezclan

Cuando los problemas del trabajo se trasladan a la relación y viceversa, las relación empieza a deteriorarse, afirma Laura García, psicóloga y autora de ´No es un día cualquiera´. Resuelvan los asuntos de pareja en casa y los de trabajo en la oficina, siempre.

No tienes privacidad

Ten en cuenta que se verán al menos ocho horas diarias en la oficina, por lo que con el tiempo te será difícil salir con tu pareja. Es mejor procurar no estar siempre juntos y darse espacios para no saturarse el uno del otro ni gastar la relación.

Baja la productividad

Es probable que no te concentres realmente en tus tareas laborales por los problemas que se susciten. La psicóloga María de los Ángeles Cereceda recomienda mantener el profesionalismo para no dañar ni la relación ni afectar la productividad laboral.

Se confunden los tiempos

Al verse todo el tiempo en la oficina, pensarán que esas horas son suficientes, olvidando tener momentos íntimos y románticos que nutran a la relación. En ese sentido, deben buscar la manera de pasar tiempo juntos fuera de la oficina sin saturarse.

Tienen que esconderse

Muchas empresas no aceptan romances entre sus empleados, por lo que tienen que ser muy discretos para no ser descubiertos. Pero además es incómodo ya que no podrán revelar la verdad a sus compañeros, lo que podría generar el interés de terceros

Exponen su intimidad

Son más proclives a exponer los temas de pareja frente a sus compañeros, por lo que no tendrán un resguardo de su relación.

Demasiadas quejas

Cuando trabajas junto a tu pareja, puedes conocer aspectos de su personalidad que no te gusten. Esto deteriorará la relación hasta la ruptura.

Riesgo de ser despidos

Si no saben cómo separar la relación laboral de la sentimental, mantienen conflictos personales y descuidan sus tareas, ambos corren el riesgo de ser despedidos. Lo ideal es ser profesionales y dar prioridad al trabajo en la oficina.

Fuente: RPP

ARB

Categoria: