Qué significa que él te pida sexo oral

Qué significa que él te pida sexo oral

La percepción de lo que realmente significa el sexo oral ha cambiado con el paso del tiempo, pues de ser algo pecaminoso o mal visto, se ha adoptado como una alternativa válida y en ocasiones, esencial, en las relaciones de pareja.

La escritora Peggy Orenstein tiene la respuesta a través de su nuevo libro, Girls and Sex: Navigating the Complicated New Landscape, donde explica qué significa que él te pida sexo oral, y cómo ha cambiado esta práctica en las últimas décadas. Rese{a la web Soy Carmín

“No es sexo. Es una forma de enrollarse. Como ir un poco más lejos, sin que signifique gran cosa”, recogió la autora de algunos de sus testimonios.

¿Mujeres complacientes?

En el 2014, la escritora recalcó que, aunque el auge de la práctica del sexo oral vaya incrementando con el paso de los años, no significa que ambas partes lo disfruten por igual, sino que se ha convertido en una obligación para las mujeres, que en ocasiones no son correspondidas.

En su libro, Peggy Orestein documentó diversos testimonios de parejas, en los que, en general, se llegó a la conclusión que el sexo oral se utiliza para salir del paso, definiéndolo como un “comodín”.

Incluso, la experta señaló que en países como España, la moda en las jovencitas de familias conservadoras, es sustituir las relaciones sexuales por sexo oral para llegar vírgenes al matrimonio.

“A veces, una chica se la chupará a un chico al final de la noche porque no quiere acostarse con él, pero espera ser satisfecho. Así que si quiero que se marche sin que pase nada”, explica una joven llamada Anna.

De acuerdo a una encuesta realizada por la autora para su libro, el 25% de las mujeres había practicado sexo oral para mejorar su relación, mientras los hombres aseguraban que lo hacían por placer.

En otro sentido, Peggy Oristain describe cómo el sexo oral ha sido utilizado por muchas jovencitas para hacerse amiga de chicos populares, “de esa forma acumulas puntos para salir con alguien sin llegar a hacer el amor, para decir ‘he salido con este y con aquel’ para incrementar tu estatus social”.

Por su parte, April Burns, autora de una investigación publicada en el Sexualy Research and Social Policy Journal, comparó el sexo oral con una moneda de cambio.

“La preocupación por complacer, en lugar de ser complacidas, era generalizada en las chicas con las que hablé, especialmente durante el instituto, las que comenzaban a experimentar sexualmente”, enfatizó.

Otro de los testimonios que recoge el libro de Oristein es el de una joven llamada Gretchen que asegura que el sexo oral es asqueroso, y reconoce que nunca es divertido realmente, pero da la sensación de “¡ja!, no podrás conseguir esto de otra persona, tengo el control”.

“Es siempre la misma secuencia tácita: te enrollas, entonces te toquetea, se la chupas, y se acabó. Creo que las chicas no pueden expresar sus deseos. Somos criaturas dóciles que aprenden a complacer” dijo Sam, una joven ambiciosa e inteligente que aportó su testimonio.

Entre otros testimonios, otras chicas describieron al sexo oral como “hacerle un favor al chico porque le quieres y te preocupas por él”. Otra de las jóvenes, reconoció que para ella, esta práctica sexual representa una alta presión por parte de los chicos, e incluso, una de ellas dijo detestarlo desde que una de sus parejas la obligó a hacerlo.

Como conclusión la autora señala que las mujeres se han convertido en “proveedoras de placer sin grandes compromisos físicos o emocionales”, e incluso, el sexo oral ha sido objeto para contener, desviar y controlar a un hombre, en los últimos años.

YS

Categoria: