Razones para tomarnos la vida menos en serio

Razones para tomarnos la vida menos en serio

¡Tómate la vida menos en serio y con más alegría! La vida es un juego, y aquí hemos venido a jugar. Relativizar nos ayuda a que nada nos parezca demasiado terrible ni importante; al fin y al cabo, hemos caído todos en el mismo mundo y es necesario que sepamos utilizar las reglas del tablero, para que, además de sobrevivir, consigamos ser lo más felices posibles.

Por eso, en esta ocasión vamos a hablar de la vida. Desde el punto de vista de esas personas que se lo toman todo de un modo muchísimo más natural, sin tantísima responsabilidad.

Está claro que hemos de ser responsables de nuestra existencia, de nuestro propio cuerpo, de nuestros hijos si los tenemos, del trabajo, de la relación con los demás… Pero, ¿hay que tomárselo todo tan exageradamente en serio?

¿Es necesario el sufrimiento para tener una vida plena? Por supuesto que no.

Cuando tenemos un problema, siempre que no sea una verdadera desgracia personal o de salud, por supuesto, hemos de pensar en la verdadera fragilidad de la vida para poder afrontarlo. ¿Queremos realmente vivir amargados por algo que no sabemos cómo va a terminar?

¿Por qué hay que torturarse por algo que no ha sucedido?

¿Por qué tenemos que pasarlo mal y creer que esta vida es un valle de lágrimas? Desde luego, salvo en casos extremos, todas las cosas que nos pasan tienen solución, a corto o a largo plazo.

La clave está en saber esperar y, desde luego tenemos que tener en cuenta que la vida no es más que una serie de momentos, en los que tenemos que tratar de ser lo más felices que podamos.

Al fin y al cabo, todo pasa, todo llega y no estaremos aquí para siempre, no sólo nosotros, tampoco nuestros seres queridos, algo que puede apenarnos, pero que nos hará ser conscientes de que hay que disfrutar y no tomarse las cosas exageradamente en serio.

Fuente: Nosotras

RA

Categoria: