Registran el crucero Ruby Princess, la mayor fuente de COVID-19 en Australia

Registran el crucero Ruby Princess, la mayor fuente de COVID-19 en Australia

La policía de Australia registró y confiscó este jueves la caja negra del crucero Ruby Princess, la mayor fuente de contagios de coronavirus del país, para esclarecer porqué desembarcó a unos 2.700 pasajeros en Sídney el pasado 19 de marzo.

Los detectives a cargo del registro también interrogaron anoche durante al capitán y a parte de la tripulación de este crucero que se encuentra atracado en Port Kembla, a unos cien kilómetros al sur de Sídney, según un comunicado de la Policía del estado de Nueva Gales del Sur (NSW, siglas en inglés).

El comisionado de la Policía de NSW, Mick Fuller, anunció el domingo pasado que ponía en marcha una investigación criminal para determinar si se violaron las leyes de bioseguridad al permitir el desembarco de los pasajeros del Ruby Princess, a pesar de que el gobierno australiano había prohibido días antes la entrada de estos cruceros.

La mayor fuente de contagios

De los más de 6.000 casos confirmados de coronavirus en el país, que incluyen a 51 muertos, más de 600 infecciones y 21 fallecimientos (15 pasajeros) han sido vinculados al crucero, cuyos pasajeros se desplazaron sin pasar por ninguna cuarentena a diversas ciudades y que se ha convertido a la mayor fuente de contagio del país oceánico.

Además, este barco registrado en Bermuda y propiedad de la multinacional Carnival -el mayor operador de cruceros del mundo- lleva a bordo a más de mil miembros de la tripulación y de unas 50 nacionalidades, de los cuales la gran mayoría desea quedarse dentro de la nave.

"Ellos se sienten seguros en el barco y creo que es una buena solución", indicó el jueves Fuller a los medios al referirse al personal del Ruby Princess, que se quedará en Port Kembla por unos diez días.

Entre la tripulación hay 18 casos confirmados de COVID-19, mientras que unos 200 presentan síntomas.

Algunos indicios

La prensa australiana ha revelado recientemente que un miembro de la tripulación realizó un día antes del desembarco del Ruby Princess una llamada a la línea de emergencia para pedir atención médica a dos pasajeros.

Asimismo que sabe que un paramédico del barco había expresado su preocupación sobre el potencial contagio entre los pasajeros por lo que se comunicaron con la Policía Marítima de Nueva Gales del Sur.

Mientras, la Autoridad Australiana de Fronteras y el gobierno del estado de Nueva Gales del Sur se responsabilizan mutuamente de haber tomado la decisión de dar luz verde al desembarco. EFE

IR

Categoria: