Remedios caseros para tratar el rostro después de una quemada por el sol

Tener la cara quemada por el sol es un problema muy habitual en cuanto empieza a hacer un poco más de sol. Esta condición suele aparecer en el plazo de unas horas posteriores al exceso de la explosión a la luz ultravioleta proveniente del sol o de fuentes artificiales como las lámparas solares.

La exposición solar intensa y repetida que ocasiona el tener la cara quemada por el sol aumenta el riesgo de sufrir daños en la piel y padecer ciertas enfermedades. Estas incluyen:

- Piel seca o arrugada.
- Manchas oscuras y ásperas.
- Cáncer de piel.

Para tratar la cara quemada por el sol puedes utilizar remedios naturales como los que te vamos a explicar a lo largo de este artículo. No obstante, no hay mejor tratamiento que una buena prevención. Por lo que lo ideal es proteger la piel con crema solar si te vas a exponer a una intensa radiación solar.

Además, debes proteger la piel tanto en días soleados como en los fríos o nublados, ya que los rayos UV llegan igual, no con tanta intensidad, pero siguen penetrando en el organismo.

1. Sandía y melón

Si el daño ya está hecho, y desgraciadamente tienes la cara quemada por el sol, existe un remedio natural en dos frutas que la gente no suele conocer: la sandía y el melón. En el caso de la sandía, se utiliza la cáscara para aliviar el dolor de las quemaduras, ya que tiene un alto efecto hidratante.

De esta forma, primero lava la quemadura con agua fría y, a continuación, aplica suavemente la cáscara de una rodaja de sandía sobre la zona afectada.

Este efecto aumenta si la cáscara de la sandía todavía tiene un poco de pulpa. Después, deja reposar durante aproximadamente 15 minutos, y vuelve a lavar la zona con agua fría.

Por otro lado, en el caso del melón, lo realmente útil es la su pulpa. Por lo tanto, para tratar la cara quemada por el sol debes extraer todas las pepitas del interior de la fruta. Una vez limpia de pepitas, quítale toda la pulpa y crea una especie de masa pastosa.

Con una gasa, esparce la pulpa por la zona quemada y déjala en contacto durante unos 10 minutos. Después, retírala y lávate la cara con agua fría.

2. Gel natural de aloe vera para tratar la cara quemada por el sol

El cristal que contiene la planta de aloe vera está lleno de agua y nutrientes esenciales que estimulan la reparación celular para restaurar la piel afectada por el sol. Sus propiedades combaten la resequedad y calman la irritación que se produce por las quemaduras.

Lo que debes hacer es cortar una hoja de esta planta y extraer el gel que contiene en su interior. Después, limpia la zona afectada y aplica una cantidad generosa del producto.

Espera hasta que se seque y retira los posibles excesos con un paño húmedo. En el caso en el que la quemadura sea reciente, aplica este gel dos o tres veces al día.

3. Infusión de manzanilla

La infusión de manzanilla es un tónico natural que ayuda a regenerar la piel ante agresiones causadas por los rayos UV del sol.
La manzanilla tiene multitud de propiedades medicinales calmantes y antiinflamatorias. Ambas propiedades son ideales para tratar la cara quemada por el sol y el picor que estas lesiones producen.

Para ello, prepara una infusión y déjala enfriar. Utiliza un paño o una toalla para mojarla de la infusión y aplicarla sobre la zona afectada.

Fuente: Mejor con Salud / MV

Categoria: