Secreción por el pezón: Causas y recomendaciones

Secreción por el pezón: Causas y recomendaciones

La secreción por el pezón puede ser un problema muy molesto, pero en todos los casos existen causas subyacentes que la explican. Estas van desde la displasia mamaria hasta el cáncer, en muy contados casos.

Secreción por el pezón: ¿hay otros síntomas?

En general, siempre se observará la salida de líquido a través del pezón o de pequeños agujeros localizados en la areola. La naturaleza de esta sustancia depende mucho de sus características físicas, y en la práctica son bastante variadas. El aspecto de estas secreciones pueden ser los siguientes:

Blanquecino o lechoso.

Seroso, pálido o ligeramente amarillento.

Rojizo.

Combinaciones entre los antes mencionados.

En función de su causa, puede existir dolor permanente o solo durante la producción de líquido. También es posible detectar una masa o nódulo con características diversas (tamaño, ubicación, movilidad y contextura).

En la mayoría de los casos, la secreción es unilateral (afecta una sola mama), aunque puede ser bilateral cuando hay problemas hormonales. También puede haber retracción del pezón o enrojecimiento de la piel, lo cual sugiere inflamación subyacente.

1. Infecciones localizadas en la mama

La mastitis o los abscesos mamarios son causas frecuentes de secreción, luego de la apertura de un conducto que permita la salida del contenido. Por supuesto, la secreción es purulenta y tiene mal olor, además de existir dolor a la palpación, aumento de volumen y enrojecimiento de la piel.

Es mucho más frecuente durante la lactancia (por la manipulación del pezón por parte del bebé), pero también puede producirse fuera de este período.

2. Ingesta de psicofármacos

La prolactina es una hormona encargada de estimular la producción y secreción de leche materna. A su vez, esta es regulada en el cerebro por un neurotransmisor conocido como dopamina.

3. Papiloma intraductal

El papiloma intraductal es una condición es benigna frecuente, aunque por sus características suele llamar mucho la atención. De hecho, ante su presencia se requieren varios estudios complementarios.

4. Condición fibroquística de la mama

La también conocida como «displasia mamaria» es, según varios estudios epidemiológicos, una de las patologías benignas más frecuentes de la mama. Consiste en la proliferación de «tejido de sostén» (conectivo) que puede ocurrir, inclusive, durante la vida reproductiva de una mujer.

Esto lleva a la formación de masas de moderado tamaño, que pueden ser dolorosas, y que ocasionan secreción blanquecina a través de múltiples orificios. En general, afecta a ambos lados y representa uno de los motivos de consulta más frecuentes en ginecología.

Causas menos frecuentes

Este grupo incluye algunas condiciones como la galactoforitis, tumores hipofisarios, ectasia ductal y el cáncer de mama.

1. Galactoforitis

Las mamas contienen unas estructuras denominadas conductos galactóforos, que pueden inflamarse en algunas ocasiones. Estos se encargan de transportar las sustancias producidas en las glándulas mamarias para verterlas hacia el exterior.

Con frecuencia, se trata de una inflamación crónica (es decir, que lleva mucho tiempo de evolución) y, además, no se identifica una causa bien definida. Por lo tanto, la misma puede ser tanto infecciosa como no infecciosa.

2. Tumores hipofisarios

El ejemplo más llamativo es el prolactinoma, una de las causas más comunes de secreción por el pezón de origen tumoral. Además, el origen es extramamario, ya que se ubica en la hipófisis (glándula pituitaria) y tiene la capacidad de producir prolactina.

Como ya lo mencionamos, esta hormona es la encargada de estimular la producción de leche materna. Para el diagnóstico de esta condición se requieren estudios especializados como la resonancia magnética cerebral.

3. Ectasia ductal

El término «ectasia» se refiere a la dilatación o la apertura, en este caso de los conductos que se encuentran más cercanos al pezón. Suele producir secreción con colores muy variados, que abarcan desde el amarillo hasta el marrón.

4. Cáncer de mama

Consideramos esta causa como una de las menos frecuentes debido a que en pocos casos la secreción por el pezón tiene origen maligno. El cáncer de mama, por lo general, se presenta de forma silenciosa, motivo por el que suele detectarse en fases tardías si no existe adecuada pesquisa poblacional.

Cuando esto sucede, puede haber retracción del pezón y la presencia de una masa cercana, dura y que no siempre es dolorosa. El médico indicará los exámenes correspondientes para su diagnóstico, como una mamografía.

¿Cuándo ver a un médico?

Te sugerimos que, en caso de que presentes alguno de los síntomas antes mencionados, planifiques una consulta con tu ginecólogo o médico de familia lo más pronto posible.

Este tipo de problemas tienen un origen benigno y algunos casos no requieren tratamiento. Sin embargo, ante la posibilidad de que la secreción sea consecuencia de una enfermedad maligna, es recomendable la evaluación médica oportuna.

mejorconsalud

YS

Categoria: