Skip to main content
Síndrome del trasero muerto, ¡No es un chiste!

Síndrome del trasero muerto, ¡No es un chiste!

Cuando se habla del síndrome del trasero muerto parece que solo fuera una broma. Sin embargo, no es así. Este tipo de lesión existe y es, de hecho, bastante frecuente. Aunque no implica una “muerte del trasero” como tal, sí supone una atrofia importante.

Tiene lugar cuando el glúteo medio deja de funcionar como debería. Esto puede ocurrir en personas que pasan mucho tiempo sentadas, pero también en quienes realizan actividad física, sin trabajar la zona de forma suficiente o adecuada.

Lo preocupante es que el síndrome del trasero muerto tiene varias consecuencias. La más importante de ellas es que provoca dolor en la espalda baja y la cadera. También problemas en la rodilla y el tobillo. Esto se debe al sobreesfuerzo de esas regiones musculares para compensar la deficiencia en el glúteo medio.

¿Cuáles son los síntomas?

Al síndrome del trasero muerto también se le conoce como amnesia gluteal. Se asume que está presente cuando una persona pasa mucho tiempo sentada y comienza a experimentar dolor en una o ambas caderas, la espalda baja o las rodillas.

A veces, ese dolor se proyecta hacia la pierna. Es muy similar a la molestia provocada por la ciática. También es posible que haya rigidez en la cadera o la parte baja de las extremidades. Si toma una sola cadera es habitual que se sientan algias al acostarse de ese lado.

El síndrome del trasero muerto hace que se afecte la curvatura de la espalda. De forma natural, la parte baja debe formar una “S”. Si es demasiado pronunciada, habrá tensión en los flexores de la cadera ocasionada por la amnesia gluteal.

Principales causas del síndrome del trasero muerto

La principal causa del síndrome del trasero muerto es el sedentarismo. En particular, pasar demasiado tiempo sentados o acostados lleva a que los músculos de los glúteos se alarguen. Esto, a su vez, conduce a que los flexores de la cadera se tensen.

Los flexores de la cadera son los encargados del movimiento de las piernas al caminar, correr o subir escaleras. Si estos se tensan y, a la vez, los músculos de los glúteos están alargados, es posible que se inflamen los tendones del glúteo medio.

¿Cómo se diagnostica el síndrome del trasero muerto?

El síndrome del trasero muerto se diagnostica mediante una exploración en el consultorio del médico. El profesional indagará sobre la ubicación del dolor que experimenta el paciente y los sitios en los que se presenta rigidez, reseña mejorconsalud YS (Foto: Pixabay)