Tres minutos de ejercicio que equivalen a horas de gimnasio

Tres minutos de ejercicio que equivalen a horas de gimnasio

Hacer ejercicio es uno de los hábitos más saludables que una persona puede incorporar a su vida diaria. Sin embargo, no todo el mundo dispone del tiempo y el ánimo necesario para realizar una rutina de ejercicios completa. Si es tu caso, tranquila, hay una solución a tu alcance. El fisioterapeuta australiano Kusal Goonewardena ha diseñado un plan de entrenamiento rápido, ágil y sencillo para aquellos que no pueden ejercitarse de manera extensa en el gimnasio.

Solo 180 segundos

Lo que tardas en ir a comprar el pan a la panadería de la esquina o en llegar hasta el coche al salir del trabajo. En ese tiempo, según Goonewardena, puedes ponerte en forma de la misma manera que si realizaras ejercicio moderado durante media hora. Y ese es el tiempo de ejercicio diario recomendado por la Organización Mundial de la Salud que, además, avala este tipo de entrenamiento. No en vano, Goonewardena es el encargado de preparar a los atletas olímpicos australianos con unos resultados excelentes: en solo tres semanas es capaz de hacerles alcanzar el 85% de su potencial máximo.

¿En qué consiste?

El plan de Goonewardena se inspira en el ejercicio denominado HIIT, que significa “entrenamiento de intervalo de alta intensidad. Este ejercicio consiste en 30 segundos de ejercicio de alta intensidad, seguido de un período de descanso de otros 30 segundos. De esta manera se alternan los segundos de ejercicio intenso con los de descanso hasta alcanzar los tres minutos. Esto permite que tengas una recuperación parcial e incompleta antes de volver a realizar los ejercicios de alta intensidad.

Combinados de manera equilibrada, los ejercicios que elijas te ayudarán a quemar grasa, a tonificar y a definir el abdomen. Realiza saltos, abdominales, sentadillas, burpees, flexiones de brazos... y muy pronto empezarás a notar los resultados.

Beneficios del HIIT

Este tipo de rutinas tiene una poderosa función quema-grasa al acelerarse nuestro metabolismo. Tanto es así que sigues quemando calorías aún después de haber terminado la sesión. También aumenta la capacidad cardiovascular, ayuda a controlar la presión arterial y reduce los niveles de azúcar en sangre. Resulta ideal para perder peso, pero no te ayudará a ganar músculo, aunque sí a tonificar.

Al tratarse de rutinas de ejercicio muy exigentes con la finalidad de elevar la frecuencia cardíaca rápidamente, hay que tener cuidado si no estás muy entrenada o llevas una vida muy sedentaria. En ese caso modera la intensidad y ve aumentándola según tu propio ritmo.

Tres minutos no es el máximo

Es cierto que la ventaja del método es garantizar un entrenamiento que asegura en un espacio de tiempo insignificante el ejercicio mínimo que debemos realizar a diario. Pero la idea es no quedarse en los tres minutos, sino que una vez que hayamos adquirido forma física y ganado resistencia podamos ir aumentando el tiempo de entrenamiento de manera progresiva. Si consigues alcanzar los niveles máximo de esfuerzo que se requieren para los tres minutos, tu cuerpo empezará a querer entrenar durante más tiempo. De esta forma es posible que acabes ejercitándote más tiempo, pero rebajando la intensidad.

Fuente: yahoo / MF

Categoria: