Una nutricionista dice cómo ser bella y no morir en el intento

Una nutricionista dice cómo ser bella y no morir en el intento

Angélica Goenaga se reinventó en Medellín. Sus conocimientos como nutricionista le sirven de base para apoyar a las mujeres que quieren lucir como princesas

Angélica Goenaga salió de Venezuela en Septiembre de 2017. Se fue impulsada por la crisis económica y por una oferta de trabajo que recibió su esposo, Alexis Echeverría, en Medellín, Colombia. Como ingeniero en Informática, Alexis fue contactado para que administrara una herramienta en una empresa que presta servicio a Bancolombia.

Alexis se fue primero y Angélica se quedó con un niño de meses esperando que él se estabilizara. Cuando se dieron las condiciones ella renunció a la coordinación del Servicio de Alimentación de Centro de Atención Nutricional Infantil Antímano (CANIA) que es el brazo social de Empresas Polar. Allí estuvo durante muchos años como nutricionista, al igual que en Fundación Bengoa en la cual ejerció la carrera como nutricionista.

Cuando llegó a Colombia tenía la expectativa de convalidar su título universitario y continuar ejerciendo como nutricionista “pero el proceso se ha ido complicando. Ha pasado un año y aún espero respuesta. Mientras todo este proceso pasaba y me adaptaba tomé la decisión de iniciar un emprendimiento”.

Empecé con una tienda virtual que ofrece asesoría y consultoría en belleza, salud y bienestar. «Además, ofrecemos productos que permiten a la mujer tener al alcance lo necesario para el arreglo personal. Es una tienda dirigida a la mujer que habitualmente no va a los centros de salud, a los centros de belleza sino que le gusta saber qué usar, de qué manera puede sentirse bien arreglada, cómoda sin necesidad de estar dependiendo de un centro de belleza o de estética».

Esta tienda virtual cumplió un año 9 meses en octubre de este año y se ha dado a conocer a través de las redes sociales. En Facebook Tienda La Negra Atilia, en Instagram @negratilia, y el correo electrónico contacto@negratilia.com. Pronto tendrá su página www.negratilia.com.

Actualmente funciona también la tienda física la cual va a cumplir un año en funcionamiento, es pequeña pero muy cómoda y así puedo darle otras posibilidades de atención a la población que lo requiera.

Angélica Goenaga también se ha dado a conocer participando en eventos en Medellín con clases de maquillaje, clases de cuidado de la piel… "Son encuentros de 45 minutos, máximo hora y media donde hablamos de la importancia del cuidado de la piel, el cuidado de las manos, qué productos usar para el cuidado de las uñas, los pro y los contra del uso de esmalte. Esos son los eventos que me han permitido crecer en número de seguidores incluso fuera de Colombia".

"En cuanto a lo económico, estamos en crecimiento y la monetización por las redes sociales es un proceso muy lento. La intención de los encuentros es mostrar los productos para que la gente se anime a comprarlos… Me pasó algo especial con Valmy, una marca de esmalte para uñas muy conocida en Venezuela pero no así en Colombia. Dar a conocer ese producto me mostró un mundo para mi desconocido".

Como emigrante, Angélica Goenaga reconoce que su situación “es de grandes bendiciones porque, lamentablemente, muchos de los venezolanos que llegan a Colombia no cuentan con un empleo como fue el caso de mi esposo… muchos se vienen sin la documentación reglamentaria, sin la garantía de un empleo, a descubrir qué pueden hacer. Los que han migrado en los últimos meses han encontrado una situación muy complicada”.

Recomendación

Que vengan con la documentación en regla y con miras a obtener trabajo estable y seguro… hay mucha competencia.

"En el caso de Colombia, lo ideal sería indagar primero la situación del mercado en el que piensan ingresar, las opciones de empleo. Como llega tanta gente los procesos se complican y surgen requisitos adicionales. Lo que antes se lograba en meses ahora tarda dos y tres años. Un ejemplo es la convalidación de títulos. He conocido venezolanas que llegaron en el 2015 y convalidaron en menos de seis meses y yo llevo más de año y medio esperando", afortunadamente pronto tendré la convalidación de mi titulo en mano, ello me abre otras posibilidades laborales.

Con el pequeño, que en noviembre cumple cuatro años, no ha tenido problemas, “salí de Venezuela con sus documentos apostillados y lo pude inscribir en el preescolar sin traba alguna”.

Lo más complicado

Vivir el desarraigo de la familia, del país y las emociones que nos embargan, vivimos una montaña rusa de emociones cuando salimos del país

A los venezolanos que están en Colombia la invitación sería brindar apoyo porque no todos venimos en las mismas condiciones y se necesita unión. Hay que hacer un trabajo muy grande para lograr la unión de los venezolanos porque sabemos las complicaciones que hay en el país y muchos están saliendo no porque quieren sino porque hay una gran crisis.

Tenemos que lograr una gran comunidad como existió en Venezuela la colonia francesa, española, portuguesa, colombiana… para nosotros este proceso migratorio es algo nuevo que nos ha costado muchísimo comprender. De manera que nos toca hacer esa colonia de venezolanos en cualquier parte del mundo con hermandad y solidaridad. @erondoni

Otras historias de venezolanos por el mundo que puedes conocer

Enrique Rondón Nieto/Informe21

Categoria: