Usar una pelota de pilates durante el embarazo facilita la labor de parto, te contamos por qué

Usar una pelota de pilates durante el embarazo facilita la labor de parto, te contamos por qué

La conocida pelota de pilates está siendo cada vez más utilizada para las embarazadas, tanto como forma de hacer ejercicios suaves como para dar a luz en casa. Incluso en algunos hospitales se está implementando para el momento del parto, como alternativa al uso de medicamentos contra los dolores que este acarrea.

Si estás embarazada, probablemente no te parezca lo más seguro sentarte en una pelota a hacer equilibrio. Pero no tienes nada de lo que preocuparte, las pelotas de pilates son totalmente seguras: están hechas de goma antideslizante, y si se pinchan, se desinflan muy lentamente (no explotan). De todos modos, te sugerimos que si vas a adquirir una, la mantengas lejos de fuentes de calor y de objetos punzantes.

Dicho esto, también es bueno aclarar que es mucho mejor si la pelota se encuentra sobre una alfombra o colchoneta al momento de sentarte sobre ella. Las primeras veces que la utilices deberás conseguir ayuda de alguien que te sostenga la pelota desde atrás, y es mejor posicionarla frente a una cama o un sofá para que puedas inclinarte hacia adelante. Con la práctica, verás cómo la utilizas con seguridad y sin ayuda.

¿Cuáles son sus beneficios?

Antes del parto

Los ejercicios con pelota ayudarán a mantener los músculos de tu espalda y abdomen fuertes, lo que es esencial para el trabajo de parto, sin exigirles un gran esfuerzo. Esto aliviará el dolor de espalda que sientes. Además, podrás practicar la flexión hacia adelante, tan importante para que el bebé consiga una posición favorable para el parto. Esto reducirá en gran medida los dolores. Por otro lado, te será más cómodo sentarte encima de la pelota que en una silla dura, ya que no sentirás presión sobre los isquiones, los huesos de la cadera que se apoyan en esa posición.

Durante el parto

Cuando comiences a sentir contracciones, la pelota te servirá para hamacarte y descansar entre cada una. La posición sentada sobre la pelota te ayudará a abrir la pelvis, y favorecer el correcto posicionamiento de tu bebé: es decir, si tu bebé está dado vuelta sobre la espalda, este ejercicio puede animarlo a acomodarse.

Cuando sientas la urgencia de pujar, no es recomendable que te sientes. La pelota se puede utilizar para apoyar la parte superior de tu cuerpo, con las rodillas en el piso.

Después del parto

Luego de que nazca tu bebé, puedes seguir usando la pelota para hacer ejercicio suave, que tonifique los músculos de tu abdomen, y comenzar a recuperar tu figura. Además, te resultará más cómodo sentarte en ella que en una superficie dura.

Conseguir la fitball adecuada para ti

Como regla general, si mides menos de 1,73 m es conveniente que compres una pelota de 65 cm de altura. De cualquier manera, si mides 1,63 m o menos, puedes optar por inflarla un poco menos, para que quede de la altura adecuada. Si eres más alta, te conviene comprar una de 75 cm de altura. Lo ideal es que tus rodillas queden aproximadamente 10 cm por debajo de tu cadera al sentarte sobre ella.

Fuente: vix / MF

Categoria: