Skip to main content
Vacilación ante vacuna pone en riesgo lucha contra la pandemia

Vacilación ante vacuna pone en riesgo lucha contra la pandemia

Los resultados de una nueva encuesta muestran que a nivel mundial la vacilación ante las vacunas representa un riesgo para acabar para siempre con la pandemia de COVID-19

En 79 de los 117 países encuestados, la cantidad de personas que dijeron que estaban dispuestas a vacunarse estaba por debajo del 70%, el porcentaje mínimo de la población que, según los científicos, necesita tener inmunidad para detener la circulación del virus.  

Sin embargo, las actitudes cambian cuando llegan las vacunas, señalan los expertos, y muchos de los países aún no han comenzado las vacunaciones masivas.  

Pero las cifras "dan una idea de cuán fuertes son los vientos en contra en algunos de estos lugares", dijo Julie Ray, editora gerente de noticias mundiales de la empresa de encuestas Gallup, que realizó el sondeo. 

Gallup se puso en contacto con unas 1.000 personas en cada uno de los 117 países, la mayoría, a fines del año pasado. 

En 20 países, la mayoría de los encuestados dijeron que se vacunarían. En Rusia, por ejemplo, el 61% de las personas dijeron que rechazarían una vacuna; en Kosovo, el 56% se negaría; y en Senegal, el 55%. 

En general, según los resultados, la encuesta estima que más de mil millones de personas de los 7.600 millones en todo el mundo no se vacunarían. 

Los funcionarios de salud tienen como objetivo vacunar a suficientes personas para alcanzar la "inmunidad colectiva", un estado en el que la propagación de la enfermedad se ralentiza drásticamente porque el virus tiene dificultades para encontrar nuevas personas a las que infectar. Cuanto más circula el virus, más oportunidades tiene de mutar en nuevas variantes peligrosas que pueden socavar las vacunas. 

Los científicos no saben exactamente cuándo una población alcanza la inmunidad colectiva, pero la mejor estimación, citada a menudo, es cuando entre el 70% y el 90% tiene protección. 

En total, el 68% de las personas encuestadas dijeron que serían vacunadas, justo por debajo del límite más bajo del umbral. 

"Es un gran problema", dijo Ray.

La vacunación no es el único factor de inmunidad colectiva. Las infecciones naturales también contribuyen. Algunos países en los que se está implementando la vacuna están experimentando fuertes disminuciones en los casos mucho antes de que las vacunas lleguen al 70% de la población. 

Pero quedan dudas sobre la fuerza de la respuesta inmune a la infección natural, su duración y si las variantes emergentes pueden superarla. Muchas de estas preguntas también permanecen sin respuesta con respecto a las vacunas COVID-19

El "medio móvil" 

La encuesta se realizó antes de que las vacunas comenzaran a distribuirse en cualquier lugar. Las actitudes probablemente ya han cambiado un poco, dijo Ray, ya que se han administrado cientos de millones de dosis y la cobertura de los medios se ha generalizado.  

Estados Unidos es un buen ejemplo de cómo cambian las opiniones una vez que comienza la vacunación. Pero también muestra los límites de cuánto puede cambiar. 

Gallup realizó la parte estadounidense de la encuesta mundial entre agosto y octubre. En ese momento, alrededor del 46% de los estadounidenses dijeron que no serían vacunados. La encuesta más reciente, de marzo, muestra que la cifra ha caído al 26%. 

El mayor cambio, según una encuesta separada, fue entre las personas que dijeron que "esperarían y verían" si se vacunan.  

Según el Monitor de Vacunas COVID-19 del Kaiser Family Foundation, en diciembre, casi 2 de cada 5 personas dijeron que esperarían y verían, mientras que solo 1 de cada 3 dijeron que recibirían una vacuna lo antes posible.

En marzo, el grupo de "esperar y ver" se había reducido al 17%, mientras que más de la mitad dijo que ya habían recibido sus vacunas o que lo harían lo antes posible. 

Las negativas rotundas no cambiaron mucho, por otro lado, disminuyendo del 15% en diciembre al 13% en marzo.  

"Nos enfocamos en este medio móvil", dijo el científico del comportamiento Rupali Limaye, del Centro Internacional de Acceso a Vacunas de la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg.  

Limaye dijo que en todos los países, algunas personas están listas para arremangarse de inmediato y otras están totalmente en contra. Pero "una gran proporción de la población... es simplemente ambivalente, lo que significa que necesitan un empujón en una dirección u otra".

Confianza 

En algunos países, la gente duda porque no confía en el gobierno, dijo Ray, de Gallup.

La confianza en el gobierno es baja en los países de la ex Unión Soviética, por ejemplo, y era mucho menos probable que los residentes dijeran que tomarían la vacuna. Pero esa no es toda la historia, agregó. Entre los rusos que confiaban en su gobierno, el 49% todavía dijo que no lo aceptarían. 

Parte de la renuencia se relaciona con las vacunas en general. Ray había trabajado en otra encuesta, el Wellcome Global Monitor 2018, que examinó las actitudes hacia las vacunas, entre otras cosas. No es sorprendente que haya mucha superposición entre aquellos países en los que un bajo porcentaje de personas en la encuesta de Wellcome dijo que las vacunas eran seguras y aquellos países en los que un alto porcentaje en la nueva encuesta dijo que rechazarían las vacunas. 

En Europa del Este, por ejemplo, solo el 40% de las personas dijo a la encuesta de Wellcome que las vacunas eran seguras. Diez de los 20 países en los que la mayoría de los encuestados rechazaría la vacuna se encuentran en Europa del Este.  

Otro factor, especialmente en Europa del Este, "la desinformación está por las nubes", dijo Limaye, "lo que ha provocado otro revés en el plan". 

Desafortunadamente, en gran parte del mundo, dijo, "no están recibiendo muchos mensajes a favor de la vacuna en este momento... [porque] la vacuna no está disponible en la gran mayoría del mundo".  

Crear demanda para un producto que no está disponible no es útil, así que "ahora estamos en un patrón de espera un poco extraño", dijo.  VOA / EA (Foto: Pixabay)