Skip to main content
Yo soy el mejor maestro de mi hij@

Yo soy el mejor maestro de mi hij@

Cuando tienes la fortuna de traer un niño al mundo o de acompañarlo desde su nacimiento, descubrimos con ellos como ver el mundo de otra manera. La etapa psicomotora es una puerta de entrada para explorar, conocer y mostrar sus potencialidades en su medio social.

Tu bebé reconocerá el mundo a través de sus sentidos, y sus padres o cuidadores son el vínculo que le permitirá desarrollar sus habilidades motoras, intelectuales y emocionales de la mejor manera. Abordemos este tema y hagamos con nuestros hijos lo mejor posible.

Las sensaciones térmicas, sonoras y visuales son importantísimas en sus primeros tres meses de vida. Cada momento, es propicio para darles la oportunidad de descubrir nuevas señales propioceptivas. El baño es una oportunidad de sentir en su piel, el agua tibia o fría, el sonido de tu voz cuando le cantas o le vas describiendo lo que vas haciendo a su lado.

En poco tiempo descubrirás que responde a los sonidos, identificando en pocos días la voz. Más adelante -2 meses- podrá seguir con la mirada los objetos en movimiento y posteriormente mostrará agrado por algunos alimentos.

Tu intervención en cada una de sus etapas abre el camino hacia el aprendizaje exitoso.

Siempre que me toca relacionarme con cualquiera de los temas referentes a la educación de nuestros niños, es inevitable recordar mi experiencia con mis hijos.

Aprovechando los espacios, ¡Todos al suelo!

Estando mi hijo más pequeño, aprovechaba cualquier espacio para que se sintiera seguro dando sus primeros pasos. En ese entonces vivíamos en un apartamento pequeño, la reja que antecedía a la puerta de casa era una oportunidad para enseñarlo a subir y bajar. Finalmente, al lograr la proeza de poder subirla y bajarla me miraba buscando reconocimiento.

A veces cuando vivimos en espacios pequeños, con cuidado y supervisión podemos acompañarlos a que las actividades motoras tan necesarias en esta edad se desarrollen con lo que disponemos.

La falta de oportunidades en la participación en estas actividades, son la causa de posteriores dificultades con la adquisición en habilidades escolares referidas a la escritura o la lectura.

Los juguetes como instrumentos de aprendizaje

Todo lo que los niños ven, tocan y manipulan es una oportunidad para aprender y para nosotros una oportunidad de hacerlo con ellos y facilitarles ese aprendizaje. Dedícales espacios para sentarte con ellos en el suelo, con juguetes apropiados con mucho color con los que puedan hacer construcciones y simular historias. Los objetos sencillos y poco costosos son los mejores juguetes, a veces las ollas, las cucharas de madera, las cajas son los objetos que más les gusta.

Si vives cerca de algún parque o plaza, también es una oportunidad que te permite que ellos jueguen de forma segura.

Tú eres su mejor maestro

Todo lo que necesitas para que tu hijo crezca sano y feliz está en casa. Puedes establecer rutinas tanto personales como familiares. Los espacios de juego libre también son muy importantes pues dan la oportunidad de desarrollar su creatividad e imaginación.

Recuerda

Cuando tu hijo te pida que juegues con él o ella, no pierdas esa oportunidad, comparte su alegría y conéctate con sus descubrimientos. Nuestro mayor deseo es que ellos sean felices y encuentren un espacio en el mundo.

Para cualquier comentario o sugerencia, será bien recibida la pueden hacer a través del correo: cantares13@yahoo.es (Foto: Pixabay) Informe21/LJ