Skip to main content
Yoga acuático: Características, beneficios y más

Yoga acuático: Características, beneficios y más

El yoga acuático, también conocido como yoga en el agua, aqua yoga o water yoga, es una variante moderna del yoga tradicional que se practica con el cuerpo parcial o totalmente debajo del agua. Se trata de una alternativa para quienes desean una actividad con poco impacto en las articulaciones, con innumerables beneficios para la salud, que no demanda gran flexibilidad y que otorga relajación.

Características del yoga acuático

El yoga acuático se hizo popular como alternativa a la variante clásica del yoga. Para muchos practicantes novatos, algunas posturas demandaban un cierto grado de flexibilidad o dificultad que impedía disfrutar de las sesiones.

Es por esto que el yoga debajo del agua se perfiló como una opción más fácil por cuanto involucraba poca flexibilidad, sin comprometer en absoluto los beneficios de las sesiones. La variante se lleva adelante con el agua a la altura del pecho, aunque algunos estudiantes avanzados realizan varias posturas completamente debajo del agua. La mayoría, sin embargo, apela por la primera opción.

Dado el efecto de flotación, cualquier tipo de persona puede practicar yoga acuático. Incluso aquellos que cuentan con alguna lesión en la espalda, en la zona cervical o en la región lumbar que se pueda activar en una sesión de yoga clásico. Los practicantes obesos, de igual forma, pueden desarrollarlo plenamente sin ningún tipo de limitación.

Al igual que sucede con la variante tradicional, existen muchos tipos de yoga acuático. Algunos se mantienen fieles a su edición terrestre, mientras que otros aprovechan todo el concepto de una actividad debajo del agua. El mejor ejemplo del primer caso es el Aqua Kriya Yoga. Este no se distancia de la variante tradicional e incluye además el componente de relajación y respiración clásico.

Beneficios de practicar yoga acuático

Aunque es cierto que el yoga debajo del agua es más fácil de practicar que su variante terrestre, esto no quiere decir que los beneficios se reduzcan. Destacamos algunas de las ventajas de practicar yoga acuático:

  • Reduces el porcentaje de grasa corporal: así lo confirman los estudios y las investigaciones al respecto. De acuerdo con los expertos, un programa personalizado de este tipo de yoga de al menos 8 semanas es suficiente para percibir mejoras en la reducción de la grasa corporal.
  • Mejoras tu aptitud respiratoria: con base en la evidencia, los expertos están de acuerdo en que las sesiones de yoga debajo del agua mejoran la aptitud pulmonar de los participantes. El movimiento de piernas y brazos en el agua, sumado a la presión de esta sobre el cuerpo, ayuda a alcanzar una mejor cadencia de la respiración.
  • Reduces tu presión arterial: las investigaciones al respecto avalan el uso de actividades bajo el agua, como el yoga acuático, para reducir la presión arterial. Incluso, se recomienda abiertamente para quienes, aun cuando no han sido diagnosticados, están en riesgo de padecer en el futuro alguna condición cardiovascular.
  • Minimizas el impacto en tus articulaciones: lo que te permite practicar actividad física sin comprometer el estado de estas. Algunos deportes de alto impacto, como el running, representan un serio problema para la salud articular.
  • Eliminas el estrés y la tensión de la jornada: como veremos más adelante, variables como la temperatura del agua o la música de fondo, sumadas a los movimientos en sí mismos, te proporcionan una relajación cercana a la que se obtiene con la meditación.

En caso de que optes por sesiones en grupo, es un espacio para fortalecer tus relaciones sociales. Nada te impide, sin embargo, desarrollar una rutina desde una piscina privada, reseña mejorconsalud. YS/ (Foto: Pixabay)