Aquilino José Mata: Sandro desató en nuestro país una verdadera revolución entre el público femenino

Quienes le conocieron en Venezuela, entre ellos la periodista Yolanda Herrera, quien entabló con el artista una estrecha amistad y era su acompañante permanente en cada uno de sus viajes, lo recuerdan como un hombre afable y sencillo, desprovisto de cualquier divismo. Inclusive le divertía tanta movilización de guardaespaldas a su alrededor para resguardarlo de sus ardientes fanáticas.

Su verdadero nombre era Roberto Sánchez y había nacido en Buenos Aires el 19 de agosto de 1945, en el seno de una humilde familia. Siendo adolescente, abandona los estudios para dedicarse a la música. En 1960, ya intentando abrirse paso como solista, adoptó el seudónimo de Sandro. Primero formó el grupo Los Caniches de Oklahoma y luego, en 1963, crea Sandro y los del fuego, grupo que versionaba al español las canciones de Elvis Presley, Paul Anka, los Beatles, los Rolling Stones y otros exponentes del rock de la época.

Su admiración por Presley era total, de allí que imitara el movimiento de caderas que caracterizaba al estadounidense, y que años después, ya como baladista e intérprete de temas rítmicos en onda pop, enloqueciera a las chamas en sus conciertos.

Volviendo a la relación del fallecido artista con Venezuela, cabe destacar que una de sus canciones, “Mi amigo el puma” fue incorporada a la telenovela de Delia Fiallo “Una muchacha llamada Milagros”, para que sirviera de marco a las escenas de José Luis Rodríguez, quien encarnaba un personaje llamado El Puma en la mencionada teleserie, transmitida en la década de los 70 por Venevisión.

Dado el éxito internacional logrado por la telenovela de la escritora cubana, a José Luis Rodríguez lo comenzaron a nombrar con ese apelativo durante el resto de su aclamada carrera como vocalista, tanto en Venezuela como en el resto del mundo. Inclusive, la misma Fiallo expresó en una ocasión que creó el nombre de ese personaje, inspirada en la canción de Sandro.


El Puma Rodríguez también fue un gran admirador del artista e inclusive su más reciente disco, aún sin editar en Venezuela, está dedicado a su música, versionando algunas de sus canciones más famosas, entre ellas, obviamente, “Mi amigo el puma”.

Los éxitos discográficos de Sandro en Venezuela se sucedían uno tras otros, más que en ningún otro lugar de Latinoamérica, a excepción de Argentina. Sus temas más emblemáticos fueron “Quiero llenarme de ti”, “Penas”, “Penumbras”, “Una muchacha y una guitarra”, “Trigal”, “Rosa, Rosa”, “Porque yo te amo”, “Como lo hice yo”, “Así”, “Tengo”, “Me amas y me dejas” y “Guitarras al viento”, entre muchas otras.

Todos los premios que la prensa farandulera nacional otorgaba en aquella época, le fueron adjudicados a Sandro, año tras otro, en el rubro de “artista extranjero de mayor éxito”, entre ellos el Guaicaipuro de Oro y el Rafael Guinand.

Entre 1969 y 1980, el lapso del mayor esplendor artístico de quien era calificado en su Argentina natal como “el más rockero de todos los baladistas”, realizó 12 películas y 35 álbumes. Aunque nunca se retiró formalmente, poco a poco fue espaciando sus apariciones, en buena medida por la enfermedad pulmonar que acabó por quitarle la vida.

AQUILINO JOSÉ MATA
Informe21.com

Image