Sándwiches: mil sabores, mil presentaciones

‘Su carne está servida’. ‘Pues que me la traigan entre dos rebanadas de pan’. Poco imaginaba el conde de Sandwich (más interesando en aquel momento por su partida de naipes que por la comida) que aquellas palabras supondrían el nacimiento de lo que hoy conocemos como esos sabrosos bocados a base de pan y los más diversos alimentos. Al menos, esto es lo que cuenta la leyenda en relación al origen del sándwich, delicia versátil no sólo en su preparación (admiten casi tantos alimentos como la imaginación de cada cual permita), sino también en lo relativo a la presentación. Estos son algunos ejemplos más allá de su aspecto ‘tradicional’:

Si se van a servir a niños, puedes componer una ‘casita’ colocando dos pilas juntas de sándwiches rectangulares cubiertos con algunos de forma triangular colocados encima, a modo de tejado. Con un poco de mantequilla blanda puesta en la manga pastelera podrás dibujar las ventanas o las puertas de la casita.

También puedes sacar, cortando con un cuchillo bien afilado, la miga de un pan de molde entero, dejando hueco el interior. Luego cortarás esa miga en cuadrados pequeños que, posteriormente volverás a introducir en el pan de molde. Así, el mismo pan le servirá como original caja de presentación.

Los enrollados resultan muy decorativos porque, al cortarse horizontalmente, forman espirales de colores.

Otra forma muy habitual es presentar el pan sin los bordes. Podrás encontrarlo preparado ya de esta manera en tiendas y supermercados.

Si el sándwich lleva huevo una buena idea de presentación es cortar un círculo en la rebanada superior (puedes hacerlo con un vaso de boca estrecha del revés) de forma que la yema quede visible.

OTRAS SUGERENCIAS

Si se va a servir a una persona que quiere cuidar la línea, una buena idea es utilizar pan integral (sacia más) que rellenaremos, por ejemplo, con pavo y manzanas.

Las rebanadas más anchas resultan idóneas para sándwiches que pensamos servir tostados. En muchas panaderías disponen de pan de molde entero, que haremos cortar a nuestro gusto.

Una curiosidad: en algunos países (como por ejemplo Francia), veremos que se llama sándwich a lo que en España llamamos bocadillo. Por lo tanto, si lo que queremos es un sándwich de pan de molde propiamente dicho, deberemos especificarlo.

Fuente: Hola

EA

Categoria: