Tips para comprar alimentos sanos y de buena calidad

1. Prefiere los productos con menos ingredientes

Cuando encuentres un alimento envasado en el supermercado con una larga lista de ingredientes en la etiqueta, simplemente devuélvelo a la estantería y busca una versión más simple. (Estamos hablando aquí de la parte "ingredientes" de la etiqueta, no de “información nutricional".)

La verdad alarmante es que muchos de esos ingredientes son diversos tipos de azúcares y aditivos químicos, y no están puestos allí para tu beneficio, sino que están ahí para beneficiar a la empresa que procesa la comida. Ellos "mejoran" la apariencia, sabor o caducidad, temas relacionados con la comercialización y el transporte marítimo, pero que en nada benefician tu salud.

2. Piensa dos veces antes de comprar productos "sin colesterol"

El colesterol es una grasa que se encuentra sólo en productos de origen animal (carne, pescado, huevos, leche y mantequilla, por ejemplo). Entonces, ¿por qué algunos productos derivados de plantas afirman en letras grandes que no contienen colesterol?

Debido a que las empresas de alimentos saben que las personas se preocupan por sus niveles de colesterol, y saben que la mayoría de la gente probablemente ha olvidado o nunca supo que las plantas no contienen colesterol. Algunos de los productos que tratan de venderte como “sin colesterol” son cereales, pan, galletas, aderezos para ensaladas y, en particular, aceites y margarinas.

3. Conoce lo que en realidad significa "orgánico"

Hay una gran confusión sobre el uso de la palabra "orgánico" en las etiquetas de los alimentos. Para empezar, la etiqueta ecológica se gana a través de un proceso de certificación, y significa que el productor está adherido a un estricto conjunto de normas y procedimientos.

Esto incluye la no utilización de semillas transgénicas ni fertilizantes elaborados a partir de productos químicos o aguas residuales, pesticidas o herbicidas químicos, ni irradiación. También se exige a los productores a mantener registros y presentarlos ante la solicitud de los inspectores acreditados.

En la carne, el sello orgánico significa que los animales pueden ser alimentados sólo con alimentación orgánica certificada y sin subproductos de otros animales. Los animales no pueden recibir hormonas o antibióticos, se les debe permitir el acceso a actividades al aire libre y un trato humanitario.

4. Desconfía de las etiquetas que dicen "natural"

Para muchos, un alimento etiquetado "natural" y "orgánico" es más o menos lo mismo, ¿verdad? Eso es exactamente lo que las empresas de alimentos quieren que pienses. Pero esta es la verdad: el uso de "natural" en las etiquetas es un asunto mucho más ligero que el uso del término "orgánico".

5. No dejes que la publicidad te confunda

Por ejemplo, si quieres un cereal de desayuno saludable, no uno que simplemente que diga serlo, ignora lo que dice la publicidad en el paquete y ve directo a la etiqueta. Busca que en los ingredientes, el primero sea un grano entero. También prefiere aquellos cereales que no contengan azúcar. Y escoge el cereal con una gran cantidad de fibra por porción.

6. Revisa el paquete en busca del Glutamato Monosódico

Echa un vistazo a la lista de ingredientes en las etiquetas de los alimentos preparados como las sopas y salsa, por ejemplo. Sigue leyendo hasta encontrar las siguientes palabras o frases: MSG, glutamato monosódico, proteína hidrolizada de soja, levadura autolizada y caseinato de sodio. Si lo encuentras, deja ese alimento en el estante y busca otro similar pero sin ninguna de estas sustancias que está asociada con dolores de cabeza y otros síntomas desagradables.

Fuente: iMujer
ZL

Categoria: