Consultores 21: 2012 será un año difícil para Chávez y la oposición

Ello, apunta Cabrera, también perjudica a las encuestadoras serias en su prestigio, sin embargo recuerda que el fondo u objetivo de las encuestas de opinión pública tienen dos frentes: dar información de análisis de estrategia y campaña pero también otro fin con una relevancia grande que es el de propaganda política.

“Cuando uno ve encuestadoras nuevas o que pasan años silenciadas y reaparecen es posible que se estén utilizando con fines propagandísticos y con datos que favorecen al que las contrata. Hay encuestas cercanas al gobierno a las que si le quito 10 o 12 puntos mas o menos tendrían un viso de realidad, eso distorsiona la realidad de las encuestas y por supuesto que perjudica el prestigio de las encuestadoras serias”, dijo en Actualidad de Unión Radio.

Dijo que observa en esas encuestas una cosa “casi imposible”, y es la incoherencia en la respuesta de la gente. “Por lo general la gente tiene coherencia en lo que afirma y lo que responde, pero no es posible que casi todo el país diga que el país está muy mal pero que va a votar por el Gobierno”.

Según sus estudios, hoy por hoy existen dos sectores más o menos equiparables o equivalentes en tamaño con posiciones políticas distintas sobre el futuro del país o “mas o menos antagónicas”.

Al precisar la aceptación del Presidente, dijo que se mantiene la tendencia (nada brusca) de bajar en su popularidad, como se ha visto reflejado en las últimas votaciones (referéndum y legislativas).

Cabrera reitera que esta variabilidad no es tan importante de destacar, porque no se ha estado en presencia de un evento catastrófico en el país o trascendental que haga que el presidente caiga brutalmente en su popularidad o repunte en favoritismo. Esto no ha sucedido ni si quiera con el anuncio de que padecía cáncer.

Sobre este punto profundiza que el país se encuentra dividido en partes casi iguales pero polarizadas en dos posiciones: Los que se sienten identificados con él, que creen que tuvo cáncer y ya se curó y otros que creen que tiene cáncer, que sigue enfermo. “Ese fenómeno no ha terminado de no ha terminado de cuajar en la opinión pública”.

Frente a una encuestadora que salga permanentemente divulgando sus datos pide hacerse la pregunta “quién se las paga?, porque son tan costosas y qué cliente les permite la divulgación de los datos. Las encuestas las contratan órganos privados y públicos para hacer estrategias no para estarlas divulgando a cada rato”.

La tendencia

El vicepresidente de Consultores 21, Saúl Cabrera, dijo que para el 2012, por primera vez hay una cosa “clara que es base del proceso electoral; el presidente en todos los comicios anteriores había partido con mayoría, algunos puntos más, algunos menos, pero clara. Y en este momento el presidente más allá de la enfermedad está partiendo a una campaña siendo minoría y en equilibrio con factores que lo adversan”.

“Es la primera vez que Chávez no va a una campaña solamente a mantener su popularidad o a fortificar el número de votos, sino que va siendo minoría o equiparado con el resto de los factores que se le oponen. Será una campaña distinta a las anteriores y con alta probabilidad de que haya un cambio de gobierno”, afirma.

Y es que a su juicio, la marcha de las promesas y el incumplimiento de las metas desfavorecen al actual mandatario quien se montó en el compromiso de generar una enorme expectativa con la Gran Misión Vivienda.

Al respecto las encuestas reflejan que “más de la mitad de la gente inscrita en esa Misión esperan tener su casa antes del 2012, la expectativa de la población es tan grande como la carencia de construcciones”.

Por lo que prevé un año complicado para el Gobierno, pero también para la oposición. El primero deberá demostrar, contra todo pronóstico, que es eficiente, y los segundos deberán llegar a octubre del 2012 en unidad.

Mientras que la enfermedad del Presidente no ha terminado de permear en la opinión, hay algo que sí se ha puesto de manifiesto; “ellos han tratado de desviar toda la atención de la gente en el estado de salud del jefe de Estado, pero muchos de los planes han quedado en un segundo plano”.

Cabrera cree incierto que el presidente acapare toda la popularidad en las clases C, D y E, cuando en Venezuela las clases pudientes representan apenas el 20 por ciento de la población y en los últimos eventos Chávez con poco más de los votos en contra. “Ahí se ha caído en una trampa”, advierte.

Fuente: Maryorin Méndez / http://www.unionradio.net/actualidadur/nota/visornota.aspx?id=88624&tpCo...

YU

Categoria: