Bolivia teme que los incendios afecten a seis millones de hectáreas en pocos días