Director de la nueva película de Pixar, enamorado de Venezuela