Un ministro dice que la polémica entre Silvio Rodríguez y Pablo Milanés es coyuntural

Prieto también calificó de "coyuntural" la polémica suscitada hace unos meses por el caso del pintor cubano Pedro Pablo Oliva, considerado uno de los más destacados artistas del país y destituido de un cargo en la Asamblea del Poder Popular por actitudes políticas críticas.

Según dijo, la polémica tras las declaraciones de Pablo Milanés en Miami "también va a pasar" e insistió en que "hay cosas de carácter coyuntural que no nos deben alejar del objetivo esencial" de un debate cultural en Cuba.

Durante su permanencia en Miami en agosto pasado, Milanés condenó el maltrato del Gobierno cubano al grupo disidente Damas de Blanco y habló sobre su experiencia a principios de los años 60 en las Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP), campos de reclusión de homosexuales, religiosos y disidentes políticos.

También deploró la decisión de un grupo de intelectuales cubanos, entre los que estuvo Silvio Rodríguez, de firmar una carta en 2003 apoyando el arresto de 75 disidentes en La Habana y el fusilamiento de tres secuestradores armados de una embarcación que pretendían emigrar.

Rodríguez calificó en su blog de "burda, desamorada" y "sin el más mínimo compromiso afectivo" la forma empleada por Milanés al manifestarse sobre la realidad cubana, aunque reconoció que coincidía "con muchos de sus juicios críticos".

En respuesta, Milanés mencionó su enemistad con Rodríguez desde hace 20 años y dijo que esas declaraciones eran "diatribas incontroladas" con "mentiras y tergiversaciones" en su contra.

El ministro cubano de Cultura aseveró hoy que existen temas "sustanciales" que deben seguirse debatiendo en la isla en el marco del proceso de "actualización" del socialismo que promueve el Gobierno del presidente Raúl Castro.

Resaltó que ese debate "es una necesidad de la sociedad" cubana que la dirección del gobernante Partido Comunista de Cuba "está pidiendo".

En ese sentido, advirtió que la idea es lograr "un intercambio de ideas libres y abierto a las verdades" y que "nadie puede sentirse poseedor de la verdad absoluta".

Prieto subrayó que la política cultural de Cuba se fundamenta en "el respeto a la diversidad en la discusión" y en "la idea de la mayor libertad creadora a partir de un compromiso de la gente con el destino" de Cuba.

Sobre los cambios que supondrá para el sector cultural de la isla el proceso de reformas económicas de Raúl Castro, mencionó que se trabaja por "desinflar" la burocracia de las instituciones culturales.

Asimismo, dijo que se busca eliminar el "igualitarismo" y "apoyar" a una vanguardia cuyos proyectos "realmente tengan un significado para la creatividad en términos artísticos y literarios en el país".

Prieto se refirió además a la necesidad de "diferenciar" lo que el Estado tiene que seguir financiando sin abandonar "conquistas importantes" como la enseñanza artística, y sin "satanizar" el mercado ni dejar que este "imponga las reglas del juego en la política cultural".EFE

Categoria: