A los huelguistas de Cemex les comienza a dar el síndrome del “hombre invisible”