La última idea de Ryanair para rentabilizar los vuelos: "sentarse en vertical"