Juan Carlos Escotet disipa rumores sobre la banca

La intervención del Stanford Bank trajo a la memoria de los venezolanos la historia de la crisis financiera que en 1994 arrasó con la mayoría de las instituciones financieras del país y se llevó consigo los ahorros de muchos ciudadanos.

A pesar de la declaración inicial de la Sudeban de que el Stanford Venezuela estaba sano, fue imposible contener la avalancha de retiros de fondos que como bola de nieve creció imparable hasta colocar al banco en una situación insostenible. Las informaciones provenientes de Estados Unidos sobre el fraude cometido por Allen Stanford tuvieron un efecto inmediato en Venezuela y en menos de 48 horas vino la corrida y la posterior intervención a puertas cerradas.

Una vez que el caso Stanford pasó a manos de la Sudeban, comenzó una segunda fase de este episodio de inquietud financiera con una campaña de rumores por diferentes vías que se sustentaba en una supuesta lista de bancos con problemas. Se hizo necesario entonces una declaración oficial del Gobierno y de la Asociación Bancaria para calmar la situación y en ese mismo sentido vienen los planteamientos de Juan Carlos Escotet, presidente de Banesco.

-¿Cómo califica la situación actual del sistema financiero venezolano?

-La situación del sistema bancario es de la más absoluta sanidad. Las autoridades han estado declarando profusamente sobre este punto para aclarar que desde el punto de vista financiero y de solvencia la banca venezolana es una de las mejores de la región. Hay que decir que toda economía descansa en una plataforma política y en un ambiente de diatriba como el que ha prevalecido en los últimos tiempos siempre hay espacio para rumores.

-¿Los rumores tienen el poder de afectar la banca, aunque esté sana?

-No. Se trata de un asunto de competencia judicial, de seguridad del Estado. No va a tener trascendencias pues la solvencia del sistema es a toda prueba.

Creo que el venezolano está curado, está educado contra los falsos rumores. La audiencia bancaria ha aprendido con los años, después de tantas cosas que han pasado, a distinguir las situaciones reales de las ficticias. Lo que ha ocurrido es que a través del uso masivo de mensajes de texto se generó el nerviosismo normal, pero luego de la respuesta contundente de las autoridades pudimos atender las solicitudes de información de los clientes. Aprovecho para recordar que la Ley de Bancos establece sanciones de cárcel para los propagadores de rumores, hasta 10 años para quienes difundan noticias falsas y tendenciosas que afecten el sistema financiero.

-¿El capital de los bancos es suficiente, tomando en cuenta la inflación acumulada y el crecimiento de los depósitos?

-La banca venezolana es una de las más fuertemente capitalizadas de la región porque los criterios para el cálculo de los índices son muy severos.

En la mayoría de los países la relación patrimonio activo es de 6%, en el caso venezolano el promedio del sistema de ese índice de solvencia está por encima de 12%. El capital total de la banca llega a 7 millardos de dólares, ningún otro sector de la economía venezolana se acerca a ese monto y por eso dicen que ganamos mucho dinero.

-¿Qué opina de la creación de una ley de fusiones?

-Parece conveniente impulsar bancos de mayor tamaño con más eficiencia que sean capaces de manejarse con productividad y lograr mejores indicadores de solvencia, patrimonio y liquidez gracias a la gestión de una mayor masa crítica de recursos.

Banesco es el banco con más experiencia en fusiones en el país. Somos el resultado de la unión de 15 marcas en 8 procesos de fusión. Sabemos cómo hacerlo, cómo gerenciar para que las posibles sinergias que se perciben en el papel se materialicen.

-¿Banesco ha identificado alguna alternativa concreta entre los bancos susceptibles de fusión?

-No hemos identificado algún banco target. Somos el primer banco del país, con 16% de cuota de mercado. Tenemos la más grande red de oficinas y 6 millones de clientes. Hay que ver con mucho cuidado con cuál banco pudiéramos fusionarnos, no lo descartamos pues las fusiones bien manejadas son capaces de construir valor.

-¿La intervención del Stanford se puede repetir en otra institución venezolana?

-Hay que separar lo que ocurrió a nivel internacional, la crisis generada por los excesos del capitalismo bursátil que devinieron en problemas en algunos bancos. El caso del fraude de Stanford en Estados Unidos le compete a las autoridades de ese país, en Venezuela tenemos un problema localizado en una institución muy modesta que representa apenas 0,2% de los depósitos.

Todo apunta a que los clientes recuperarán la totalidad de su dinero y no va a haber más consecuencias. Los rumores trataron de apalancarlos con la intervención de Stanford Bank que es un grano de arena en el universo bancario del país.

-¿Usted dijo que Banesco no descarta las fusiones, el Stanford Venezuela es una opción?

-No, el tamaño de Stanford no nos agrega ningún tipo de valor. Deberíamos pensar en fusiones con instituciones parecidas a la nuestra, esa operación tiene más sentido para alguien que pretenda incursionar en el negocio, que requiera una licencia. Pienso que los interesados en el Stanford deben ser nuevos inversionistas.

-La baja del petróleo ha puesto en apuros al Gobierno para cumplir las premisas del presupuesto, en tal escenario, ¿cree que es necesario un ajuste económico?

-La situación de la economía venezolana es privilegiada en comparación con otros países por al ahorro acumulado en reservas internacionales y activos externos. Todavía contamos con enormes ingresos petroleros, hasta el punto de que Venezuela pueda esperar un crecimiento de la economía para este año. El Gobierno apunta a un crecimiento de 6% de PIB, no somos tan optimistas pero el solo hecho de que el pronóstico sea positivo es una diferencia considerable frente a otros países, habla de nuestras capacidades de respuesta.

-Si usted fuera el ministro de Economía, ¿qué medidas implantaría para afrontar la situación?

-Creo que el gasto publico debe ser más prudente, más orientado a la inversión productiva, a la infraestructura, a la integración de actividades.

El gasto de inversión tiene un efecto más positivo con relación a la inflación, que es la asignatura pendiente de la economía. Además considero que es necesaria una mejor administración del presupuesto de divisas, hay que eliminar las importaciones superfluas y orientarlas hacia el mercado de bienes de capital para que mejore la capacidad instalada y a la vez sirva de contención a las alzas de precios.

-¿Cómo se va a financiar el presupuesto nacional ante la drástica caída del ingreso fiscal?

-Venezuela tiene la gran ventaja de ser uno de los países con el nivel de endeudamiento mas bajo de la región.

Con respecto al PIB, la deuda pública es menor a 20%. Con un precio petrolero por debajo de 60 dólares, Venezuela pudiera financiar su presupuesto con endeudamiento local, para eso estamos los bancos que tenemos capacidad holgada para cooperar comprando bonos de deuda pública, hasta que el petróleo vuelva a niveles cercanos a 60 dólares por barril. La banca está dispuesta a colaborar en el financiamiento del presupuesto nacional y a apoyar en la superación de la crisis económica.

-¿Es necesario devaluar el bolívar? -

-Si nos guiamos por la acumulación de inflación pareciera lógico algún ajuste, pero el Gobierno ha sido enfático en que no es el camino que se debe transitar. Hay otras herramientas a la mano, como el aumento del precio de la gasolina y la eliminación de las exenciones del IVA.

EL NACIONAL
ALBERTO COVA
acova@el-nacional.com

Categoria: