El planeta Neptuno devoró un planeta dos veces mayor que la Tierra y le robó su luna