El Milán volvió a superar al Inter y conquista la Supercopa italiana en Pekín