La Iglesia chilena suspende a párroco acusado de delitos sexuales contra tres menores

La investigación, que se prolongó durante un mes, se inició a partir de la denuncia de una de las tres implicadas, que ahora tiene 20 años.

Al parecer, el religioso aprovechaba la confianza de los padres, que eran acólitos e integraban el coro de la parroquia, para abusar de las víctimas.

A través de un comunicado, el Obispado de San Felipe aseguró hoy que, al conocer estas acusaciones, decidió como medida cautelar poner fin a su función de administrador de la Parroquia San Antonio de Padua de Putaendo y suspender su ejercicio sacerdotal.

Además, después de la formalización del párroco, el Obispado ordenó la apertura de una investigación canónica.

Al mismo tiempo, las autoridades eclesiásticas manifestaron hoy su confianza en la acción de la Justicia civil y ofrecieron su "más amplia colaboración para el esclarecimiento de los hechos y el imperio de la verdad".

El Obispado también expresó su "total acuerdo con la doctrina establecida por el Papa Juan Pablo II, reiterada por el Papa Benedicto XVI y los obispos en Chile en cuanto a que no hay lugar en el sacerdocio ni en la vida religiosa para quienes dañan a los jóvenes".

El pasado mes de abril, el presidente de la Conferencia Episcopal de Chile, Alejandro Goic, cifró en una veintena el número de casos de pederastia detectados en los últimos años en el país. EFE

Categoria: