Más de 170 países de la OMS acuerdan profundizar el combate al tabaquismo

Tras una semana de debates, representantes de más de 170 países acordaron controlar los aromatizantes agregados a los cigarrillos para hacerlos más atractivos, integrar a los sistemas nacionales de salud servicios que ayuden a dejar de fumar y respaldar actividades de comunicación para sensibilizar a la población, informó la Organización Mundial de la Salud (OMS) en un comunicado.

"Aprobamos la regulación de los saborizantes o aditivos (en los cigarrillos) utilizados para aumentar la seducción a los jóvenes", dijo a la AFP Eduardo Bianco, director regional de la Alianza para el Convenio Marco.

"Hay cientos de substancias químicas que son utilizadas en los productos de tabaco para hacerlos más atractivos y apuntan especialmente a un público joven", dijo por su parte Antoon Opperhuizen, miembro de la secretaría de la Conferencia de las Partes.

"Las decisiones tomadas por los países soberanos que negociaron el tratado esta semana demuestran una voluntad de proteger la salud de los ciudadanos del mundo en vez de los intereses de la industria tabacalera", señaló en un comunicado Laurent Huber, director de la ONG Framework Convention Alliance.

La regulación de aromatizantes añadidos a los cigarrillos -como el chocolate o la vainilla-, que apuntan a atraer a los jóvenes, enfrenta directamente a los países con los productores de tabaco, que protestaron en una carpa instalada frente al hotel Conrad, donde se desarrolló el encuentro.

La comunidad internacional se unió además a la lucha contra el tabaquismo emprendida por Uruguay, que enfrenta una demanda de la tabacalera Philip Morris por sus políticas antitabaco.

"La semana ha sido muy fructífera respecto a la política general contra el tabaco", dijo a la prensa el ministro de Salud uruguayo, Daniel Olesker.

Uruguay se convirtió el 1 de marzo de 2006 en el primer país de América Latina y el quinto del mundo en prohibir fumar en cualquier espacio público cerrado.

Pero a comienzos de este año Philip Morris demandó al Estado uruguayo ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI), dependiente del Banco Mundial, afirmando que las medidas que promovió contra el cigarrillo le causaron daños económicos.

Philip Morris (PMI) reaccionó este sábado en un comunicado emitido en Nueva York calificando de "falaces" los comentarios realizados sobre su demanda contra la ley antitabaco en Uruguay, y tildó a esa legislación de "ineficaz".

"PMI no busca impedir al gobierno (uruguayo) proteger la salud de sus ciudadanos", afirmó la multinacional. "Las reglamentaciones que criticamos son extremas e ineficaces y crearon un ambiente que incita al mercado negro de cigarrillos", argumentó el grupo en defensa de su demanda.

Uruguay recibió esta semana el apoyo de los países que integran el Convenio Marco, en una declaración que defiende priorizar las medidas a favor de la salud frente a intereses comerciales.

Además, el lunes el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, también se solidarizó con el gobierno uruguayo por su pelea con Philip Morris. Y Bloomberg Philanthropies prometió asistencia jurídica y asesoramiento de expertos, al tiempo que dijo que impulsará el respaldo mundial a Uruguay.

El control y prevención de productos con tabaco sin humo (como caramelos de tabaco) y de los "cigarrillos electrónicos" figuran como uno de los temas pendientes a tratar en la próxima Conferencia de las Partes.

Por otro lado, las países acordaron continuar la búsqueda de alternativas económicamente viables al cultivo de tabaco, seguir con las negociaciones sobre un protocolo para la eliminación del comercio ilícito de productos de tabaco, así como estudiar las políticas fiscales y de precios aplicadas a estos productos, según un comunicado de la OMS.

El próximo encuentro será en Corea del Sur en 2012. AFP

Categoria: