No tienes que tenerlo todo para ser feliz ¡te decimos por qué!

No tienes que tenerlo todo para ser feliz ¡te decimos por qué!

Hay que aprender a ser feliz y disfrutar de las pequeñas cosas. A veces, nos empeñamos en pensar que siempre lo mejor estará por venir.