Para formar parte de la información

hígado graso

Pedro J. Torres: Más sobre estudio que identifica proteína que permitiría controlar obesidad, diabetes e hígado graso

Blanca Cecilia Picón Febres de Torres y Pedro J. Torres, encabezan fundación que promueve prevención de la obesidad infantil e impulsa el arte y la cultura

Durante muchos años se creyó que toda la grasa que se acumula en el organismo era igual y que su única función era servir de reserva de energía; ya hemos explicado que hoy se sabe que esto no es así, sino que existen dos tipos de grasa: la blanca o “grasa mala”, que es la que se acumula y simplemente almacena calorías extra, y la marrón o parda, conocida también como “grasa buena”, la cual es metabólicamente activa y cumple un valioso papel porque es la que estimula la quema de grasa para generar energía y calor, recuerda la Fundación Torres-Picón, en labores de divulgación preventiva para el bienestar y la salud.

Pedro J. Torres: Por obesidad, niños de sólo ocho años pueden sufrir enfermedad del hígado graso no alcohólico

Pedro J. Torres y su esposa Blanca Cecilia Picón Febres de Torres, invitan a apoyar las acciones preventivas de la obesidad y a promover las artes y la cultura entre los niños y jóvenes

Es sabido que la obesidad está asociada a un amplio número de enfermedades de considerable seriedad, sin embargo una de las secuelas menos conocidas del exceso de peso es el hígado graso no alcohólico, una de las causas más comunes de enfermedad hepática crónica y que puede progresar a enfermedades del hígado terminales, como cirrosis hepática, insuficiencia hepática y carcinoma hepatocelular. Y menos conocido aún es el hecho de que esta grave patología puede afectar a niños de hasta ocho años, tal como lo dio a conocer un estudio publicado el pasado miércoles 4 de abril en Journal of Pediatrics, el cual reveló que niños de tres años de edad con una amplia circunferencia de cintura, medida de la obesidad alrededor del abdomen, son más propensos a presentar marcadores de enfermedad hepática grasa no alcohólica a los ocho años. Esta información es compartida con fines preventivos por la Fundación Torres-Picón.

Pedro J. Torres: Aumento de la obesidad incrementa la aparición de casos de peligroso hígado graso

Blanca Cecilia Picón Febres de Torres y Pedro J. Torres, encabezan fundación que promueve prevención de la obesidad infantil e impulsa el arte y la cultura

Entre las secuelas del sobrepeso y la obesidad menos conocidas, pero potencialmente letales, se encuentra el hígado graso no alcohólico; esta patología ha comenzado a causar profunda alarma entre los especialistas a causa de que en tiempos recientes se ha venido registrando un incremento exponencial en sus porcentajes de incidencia, hasta el punto en que, por ejemplo, en Estados Unidos durante el año pasado, el hígado graso no alcohólico superó a la hepatitis como primera causante de trasplante hepático. Esta nota es circulada y compartida como alerta para la prevención en salud por la Fundación Torres-Picón.

Frutas adecuadas para combatir el hígado graso

Frutas adecuadas para combatir el hígado graso

Además, al tomar agua tibia con limón ponemos en marcha el organismo y favorecemos nuestro sistema inmunológico. Se trata de una enfermedad cada vez más habitual en la población, pudiéndose convertir en algo crónico. ¿Cómo podemos tratarla, cómo debemos prevenirla? Una buena alimentación puede hacer mucho por nosotros, de ahí que te invitemos a conocer qué frutas pueden ser las más beneficiosas. ¿Nos acompañas?

Bajar de peso es la mejor manera de combatir la hepatopatía grasa

Bajar de peso es la mejor manera de combatir la hepatopatía grasa

El tratamiento más exitoso para la hepatopatía grasa no alcohólica normalmente incluye bajar de peso. Además, controlar la presión arterial alta, la diabetes y los triglicéridos altos (un tipo de grasa presente en la sangre) también puede ayudar a mantener a raya esta enfermedad. A medida que desarrolla su plan para bajar de peso, consulte con el médico y otros proveedores de atención médica, como un especialista en dietética y un endocrinólogo, para que le ayuden a crear el mejor método para usted.