De libertadores a masoquistas…

Gustavo Tovar-Arroyo's picture

Los avasallados: No sé cuál sea el límite de la maldad, pero estoy llegando a considerar que no hay límite. Tampoco sé cómo pudimos derrumbarnos de esta manera como país, cómo la nación de Bolívar se rindió a Castro, cómo terminanos siendo satélites de una isla, cómo personalidades tan básicas como las de Maduro, Cilia, Cabello o Jorge Rodríguez han avasallado a treinta millones de habitantes, incluso en condiciones infrahumanas. No sé, no entiendo, es tan confusa esta derrota, tan inexplicable.
¿Qué nos pasó?