El pueblo japonés donde cazan delfines se prepara para ataques de ecologistas