La lenta maduración de los humanos puede haber sido ventaja sobre Neandertal