Los hombres pobres tienen una tasa de mortalidad 48% mayor que los hombres ricos