Skip to main content
Cada vez es más difícil conocer el origen del coronavirus

Cada vez es más difícil conocer el origen del coronavirus

El pasado mes de enero un equipo de científicos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) viajó a China para estudiar el origen de la enfermedad que azotaba el mundo. Aquella misión provocó un gran revuelo tanto por las dificultades que encontró para realizar su trabajo por parte del Gobierno asiático, del que se sospechó entonces que ocultaba datos, como por una de las cuatro hipótesis que lanzaron tras estudiar la información disponible: que el coronavirus hubiese escapado de un laboratorio que trabajara con virus animales.

Aquella primera misión científica no fue sino el primer paso de lo que debía ser un estudio de largo recorrido que rastrease el origen del coronavirus, pero ahora corre el riesgo de que sea el único. Y es que el equipo de la OMS ha advertido, a través de una publicación en la revista Nature, que la investigación está prácticamente estancada, y que si no se retoma con urgencia las evidencias que se encuentran en los organismos de los primeros contagiados desaparecerán para siempre, haciendo imposible desentrañar de dónde vino la pandemia.

“La ventana sobre la viabilidad biológica de realizar el rastreo de personas y animales dentro y fuera de China se está cerrando rápidamente. Los anticuerpos contra el SARS-CoV-2 disminuyen, por lo que recolectar más muestras y analizar a las personas que podrían haber estado expuestas antes de diciembre de 2019 arrojará rendimientos decrecientes. Lo que hace que cualquier evidencia de propagación temprana del coronavirus sea cada vez más difícil de encontrar”, señalan.

Por eso, piden a la comunicad científica y a los distintos gobiernos que les ayuden a dar un nuevo impulso a la investigación, que será clave, entre otras cosas, para entender cómo surgen virus que pueden ocasionar pandemias mundiales y cómo prevenir que algo como lo que hemos vivido se vuelva a repetir.

“Hacemos un llamado a la comunidad científica y a los líderes de los países (miembro de las Naciones Unidas) para que unan sus fuerzas para acelerar los estudios de fase 2 mientras aún haya tiempo”. Xataka (Foto: Pixabay) Informe21/LJ