Skip to main content
Descubren un planeta orbitando una estrella muerta

Descubren un planeta orbitando una estrella muerta

¿Podría ser un ejemplo de cómo se vería nuestro sistema solar dentro de miles de millones de años cuando el Sol alcance las etapas finales de su vida?

Gracias al telescopio espacial Kepler, un equipo internacional de astrónomos, incluido Joshua Blackman de la Universidad de Tasmania, los científicos han detectado un planeta similar a Júpiter orbitando una enana blanca a distancia, lo que sucede cuando una estrella se queda sin combustible y muere.

¿Nuestro futuro cósmico?

Las estrellas moribundas arrojan radiación dañina a medida que crecen en una fase llamada gigante roja e introducen turbulencias en sus sistemas que podrían destruir la vida. Pero hay algunos escenarios especulativos que podrían preservar la habitabilidad de los sistemas de enanas blancas.

Las simulaciones sugirieron que los planetas en una órbita similar a la de Júpiter, alrededor de una estrella no mayor que ocho veces la del Sol, eran los más propensos a permanecer intactos.

Las observaciones del Observatorio Keck en Hawái permitieron al equipo de Australia y Nueva Zelanda estudiar el sistema con más detalle. Descubrieron que el gigante gaseoso, denominado MOA2010BLG477Lb, pudo sobrevivir a la muerte de su estrella anfitriona y ahora está orbitando mucho más cerca de lo que lo hacía antes. El sistema se encuentra a unos 6.500 años luz de distancia en la dirección del centro de la Vía Láctea.

El hallazgo no ha sido sencillo. La débil radiación de las enanas blancas dificulta la detección de exoplanetas que han sobrevivido a esta transformación estelar porque están literalmente en la oscuridad. Hemos encontrado muy pocos alrededor de enanas blancas. Y este, en concreto, representa el descubrimiento del primer exoplaneta conocido que sobrevivió a la muerte de su estrella sin que su órbita fuera alterada por otros planetas en movimiento.

"Si bien hay muchas pruebas de restos planetarios rocosos que orbitan alrededor de enanas blancas, tenemos muy pocos puntos de datos de planetas intactos", dijo Joshua Blackman, investigador postdoctoral de la Universidad de Tasmania y autor principal del estudio.

Los nuevos descubrimientos pueden proporcionar información sobre la búsqueda de vida extraterrestre y la habitabilidad potencial de los sistemas de enanas blancas.

Y, aunque no sabemos qué le espera con certeza a nuestro Sol durante los próximos 10.000 millones de años, los astrónomos tienen una idea bastante cercana. Es el destino que le espera a la mayoría de estrellas de nuestra galaxia. Cuando el almacén de hidrógeno se agote, dentro de unos 5.000 millones de años, el núcleo del Sol se contraerá y colapsará, y sus capas externas se inflarán a medida que evolucione hacia una gigante roja. La superficie del Sol comenzará lenta pero inexorablemente a invadir el sistema solar. Cuando pasen unos cientos de millones de años y el Sol deje un núcleo denso y muerto, la enana blanca, podría ser que algunos planetas sigan por allí, solo que orbitarán más lejos que antes dado que la atracción gravitacional del Sol ya no será tan fuerte. Es probable que Marte y los gigantes gaseosos sobrevivan.

El trabajo apoya la teoría de que se predice que más de la mitad de las enanas blancas tienen compañeros planetarios similares, reseña muyinteresante  YS (Foto: Pixabay)