Skip to main content
Japón utilizará energía nuclear para reducir dependencia de energía rusa

Japón utilizará energía nuclear para reducir dependencia de energía rusa

El primer ministro de Japón, Fumio Kishida, dijo el jueves que usaría reactores nucleares para ayudar a reducir su propia dependencia y la de otros países de la energía rusa.

Japón se ha vuelto más dependiente del gas ruso desde que cerró los reactores nucleares después del desastre de Fukushima en 2011, en el que un terremoto y un tsunami provocaron una fusión que devastó la región nororiental.

Pero ante las elecciones de julio y el aumento de los precios de la energía que están agotando los presupuestos de los votantes, Kishida dijo que la energía nuclear sería parte de la futura política energética del país.

Dijo que Japón abordaría la "vulnerabilidad de nuestra propia autosuficiencia energética" ampliando los lugares de donde compra energía, promoviendo las energías renovables y utilizando la energía nuclear para diversificar sus fuentes de generación.

"Utilizaremos reactores nucleares con garantías de seguridad para contribuir a la reducción mundial de la dependencia de la energía rusa", dijo Kishida a una audiencia en el distrito financiero de Londres.

"Reiniciar solo un reactor nuclear existente tendría el mismo efecto que suministrar 1 millón de toneladas de GNL [Gas Natural Licuado] nuevo por año al mercado global".

Más de una década después de que el terremoto y el tsunami de marzo de 2011 desencadenaran la peor crisis nuclear desde Chernobyl, la energía nuclear sigue siendo un tema difícil en Japón, donde solo un puñado de sus aproximadamente 30 plantas están operando actualmente.

Pero la mayoría del público y las empresas quieren que el gobierno reinicie los reactores nucleares para abordar la seguridad energética, ya que la crisis de Ucrania y los mayores costos de energía han agregado impulso a ese cambio de opinión.

Kishida se dirigió a la City de Londres con mensajes a favor de la inversión: "Japón es una compra".

Dijo que se recaudarían 150 billones de yenes (1,16 billones de dólares) en inversiones en la próxima década para cumplir sus objetivos de neutralidad de carbono para 2050 y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 46% para 2030.

Esbozó una hoja de ruta para 2030 centrada en maximizar el uso de la "tarificación del carbono favorable al crecimiento" y la promoción de proyectos a largo plazo. VOA  (Foto: Pixabay) Informe21/LJ