Skip to main content
NASA simuló el impacto de un asteroide contra la Tierra. Pixabay

NASA simuló el impacto de un asteroide contra la Tierra

La NASA simuló el impacto de un asteroide contra la Tierra y los científicos concluyen que no podrían evitar que una roca espacial diezmara Europa. Agencias espaciales de todo el mundo participaron en este simulacro.

Un grupo de expertos de las agencias espaciales estadounidenses y europeas asistieron a un ejercicio de una semana de duración dirigido por la NASA en el que se enfrentaron a un escenario hipotético: un asteroide a 50 millones de kilómetros se aproxima al planeta y podría impactar en un plazo de seis meses.

En el ejercicio, los científicos se vieron sorprendidos por el asteroide ficticio y no pudieron evitar que este impactara en Europa, lo que demuestra lo poco preparados que están para una crisis de este tipo.

De acuerdo a Contexto Tucumán, el grupo determinó que ninguna de las tecnologías existentes en la Tierra podría detener el impacto del hipotético asteroide en ese lapso de tiempo en la simulación. En esta realidad alternativa, el asteroide se estrelló contra el este de Europa.

Cada día que pasaba, los participantes aprendían más sobre el tamaño del asteroide, su trayectoria y las posibilidades de impacto. Luego tuvieron que cooperar y utilizar sus conocimientos tecnológicos para ver si se podía hacer algo para detener la roca espacial.

"Estos ejercicios ayudan, en última instancia, a la comunidad de defensa planetaria a comunicarse entre sí y con nuestros Gobiernos para garantizar que todos estemos coordinados en caso de que se identifique una amenaza de impacto potencial en el futuro", afirmó Lindley Johnson, responsable de defensa planetaria de la NASA, en un comunicado de prensa.

Seis meses no son suficientes para prepararse para el impacto

El asteroide ficticio de la simulación se llamaba 2021PDC. En el escenario de la NASA, fue "avistado" por primera vez el 19 de abril, momento en el que se pensaba que tenía un 5% de posibilidades de chocar con nuestro planeta el 20 de octubre, seis meses después de su fecha de descubrimiento.

Pero el segundo día del ejercicio se adelantó al 2 de mayo, cuando los nuevos cálculos de la trayectoria de impacto mostraron que el 2021PDC chocaría casi con toda seguridad contra Europa o el norte de África.

Los participantes en el simulacro consideraron varias misiones en las que las naves espaciales podrían intentar destruir el asteroide o desviarlo de su trayectoria. Pero llegaron a la conclusión de que esas misiones no podrían despegar en el poco tiempo que quedaba antes del impacto del asteroide.

"Si nos enfrentáramos al hipotético escenario de 2021PDC en la vida real, no podríamos lanzar ninguna nave espacial en tan poco tiempo con las capacidades actuales", dijeron los participantes.

Y agregaron:"El despliegue de una misión de disrupción nuclear podría reducir significativamente el riesgo de daños por impacto", constataron.

Actualmente ningún asteroide representa una amenaza para la Tierra. Sin embargo, se calcula que dos tercios de los asteroides lo suficientemente grandes como para causar daños en el planeta continúan sin ser descubiertos. Por eso la NASA y otras agencias intentan prepararse para una situación de este tipo.

El tercer día del ejercicio se adelantó al 30 de junio, y el futuro de la Tierra parecía sombrío: la trayectoria de impacto del 2021PDC mostraba que se dirigía hacia el este de Europa.

En el día 4, que se adelantó a una semana antes del impacto del asteroide, había un 99% de posibilidades de que el asteroide impactara cerca de la frontera entre Alemania, la República Checa y Austria. La explosión aportaría tanta energía como una gran bomba nuclear. MV (Foto: Pixabay)