El teólogo Hans Küng critica con dureza la beatificación de Juan Pablo II