Obama, tercer presidente estadounidense en el cargo que recibe el Nobel

Anteriormente, fueron premiados los políticos estadounidenses Elihu Root, secretario de Estado con Roosevelt, que fue premiado en 1912; Charles Gates Dawes, vicepresidente estadounidense entre 1925 y 1929, que recibió el Nobel en 1925 junto al ministro de Exteriores británico J. Austen Chamberlain; y Cordell Hull, secretario de Estado (1933-1944) premiado en 1945.

Asimismo, en 1964 lo recibió el líder del Movimiento por los Derechos Civiles estadounidenses, Martin Luther King.

A lo largo de su historia, el Nobel de la Paz ha ido a parar en veinte ocasiones a Estados Unidos, incluido el premio concedido hoy a Barack Obama.

Presidentes y primeros ministros de otros países han recibido el Nobel de la Paz en numerosas ocasiones.

En 1971 fue premiado Willy Brand, canciller alemán entre 1969 y 1974; en 1978 el premio fue para Anuar el Sadat, presidente egipcio entre 1970 y 1981; y Menahem Beguim, primer ministro israelí entre 1977 y 1983.

En 1987 el Nobel de la Paz fue para Oscar Arias, presidente costarricense en el momento de recibir el premio y quien desde 2006 ostenta de nuevo el cargo.

Mijail Gorbachov, máximo dirigente de la URSS e impulsor de la "perestroika", recibió el Nobel en 1990, cinco años después de llegar a la secretaría del Partido Comunista Ruso y uno antes de dejar la presidencia soviética.

También era presidente el sudafricano Frederik de Klerk cuando fue premiado en 1993 junto a Nelson Mandela, que sería elegido presidente al año siguiente, ambos por poner fin a la política del apartheid.

En 1994 fueron premiados Yaser Arafat, líder palestino; Isaac Rabin, primer ministro israelí, y Simón Peres, que ha sido primer ministro israelí en varias ocasiones y era ministro de Exteriores cuando recibió el galardón.

Kim Dae-Jung, presidente surcoreano entre 1997 y 2003, recibió el premio en 2000.

En dos casos el Nobel llegó antes de que los premiados llegaran a la presidencia de sus países. En 1983 fue premiado Lech Walesa, entonces dirigente del sindicato polaco Solidaridad, que en 1990 se convertiría en presidente de Polonia.

Un caso análogo es del José Ramos Horta, presidente de Timor Oriental desde 2007, que recibió el Nobel en 1996, tres años antes de que regresara a su país tras veinticuatro años de exilio. EFE

Categoria: